SDIS
Facebook Twitter YouTube Escudo Colombia
A- A A+

‘Zebra’, el rapero que pasó de cantar en Francia a vivir en ‘El Bronx’: la historia de su recuperación

 
Bogotá, 11 de noviembre. ‘Manicomio 5-27’ fue la canción que lo llevó al éxito. Un ‘plon’ de marihuana el camino a su perdición. Una ‘bicha’ de bazuco el sendero al infierno. Si alguien lo llama Miguel Onofre Chávez Rodríguez, nadie lo reconocerá. Pero si alguien grita ‘Zebra’ en una de las calles capitalinas, de inmediato se viene a la mente de los bogotanos el popular cantante de ‘La Etnnia’.
 
A sus 42 años, el paso por las calles se aferra al rostro de ‘Zebra’. Se quedó calvo, le faltan varios dientes y su mente a veces divaga sin sentido, mientras intenta recordar. Recordar es lo que más lo atormenta. Entre recuerdos pasó cerca de dos décadas bajo el efecto del bazuco. Sobre colchones malolientes evocaba sus noches de gloria, cuando más de 40 mil personas coreaban sus canciones. 
 
Pasó de cantar en el Río Sena y en La Fleche d’0r, en París (Francia) a comer lo que encontraba en bolsas de basura de los restaurantes del centro de la ciudad. Fue famoso en las grandes ciudades de Colombia. Llenó estadios en Medellín e hizo que corearan su apodo por más de cuatro cuadras a la redonda del Hotel Intercontinental, en Cali. Anduvo en camionetas de alta gama y tuvo mujeres por montón en su habitación en cada gira. De eso, hoy no quedan sino las personas que lo llaman ‘Zebra’, el cantante que se volvió gamín. 
 
“Tuve muchos lujos y excentricidades fuera de lo común. Mis amigos estaban acostumbrados a viajar. Estuvimos en El Poblado, e hicimos un viaje a París. Allá cantamos en el Río Sena y Estrasburgo, la ciudad de las salchichas. Fui entrevistado por Radio Francia y por medios extranjeros. Éramos  -con la Etnnia- el grupo de rap más famoso de Latinoamérica”, recuerda ‘Zebra’, quien a veces se queda mirando hacia el horizonte, como si quisiera transportarse a ese momento y no haber vivido el calvario que pasó. 
 
 
‘Le vendo el carro de helados por una ‘bicha’’
 
Cuando el dinero que la fama le dejó, por allá en el año 2000 se empezó a esfumar decidió trabajar. Y fue precisamente esa decisión la que lo internó en el cartucho. “Duré fumando marihuana varios meses hasta que un día llegué a ‘El Cartucho’ y conocí el bazuco. Estaba trabajando vendiendo ‘Bon Ice’ y resulte por allá fue con el helado de bazuco. Vendí el carro en 2 mil pesos y con eso me compré otras dos ‘bichas’. Me echaba dos y cuando ya salía por la tarde me pasaban la otra. Me alcanzaba la plata pero a medida que me cogió la droga, como a los 3 meses, estaba drogadicto. Me ponía ‘carraman’, que es que uno queda tieso y ya no se puede mover de los lugares. Hasta allá llegaban mis amigos, conocidos, quienes me gastaban más bazuco hasta que me fui quedando sin pelos”, recuerda ensimismado cada vez que se toca la calva bronceada, del sol que lo cocina en las calles.  
 
“Mucha gente me saludaba: ‘hola gamín, ¿usted no es ‘Zebra’ el famoso cantante?’ Y yo ‘sí, yo soy’. Me miraban rayado y me decían: ‘uy pero como estás llevado del diablo, toma otra ‘luca’. Y yo con eso me sentía el rey porque con eso me hacía mi festín. Estaba pasando una felicidad pasajera por unas cosas muy berracas. En vez de dedicarle mi vida a la droga le hubiera dedicado mi vida a la música, al arte al estudio. Toco teclados, se ampliar y algo le ‘scratcho’ en los tornamesas. Canto líricas de rap y todavía compongo”, cuenta el cantante, quien, fue recogido hace unos días, por un amigo DJ, quien lo encontró en las calles. 
 
“Sentí que las vivencias de la calle me llevaron hasta allá. Estaba botado en la calle con un frío terrible. Cuando me recogieron casi estaba muerto. Ahora me veo en una institución seco, sin frío, con una comida y una oportunidad. Veo mi aspecto y pienso en qué metas puedo cumplir y la ayuda que necesito para tener un horizonte”, asegura. 
 
Su aspecto es diferente. Pudo ducharse y cambiarse con ropa limpia. Se lavó los pocos dientes que le quedan y aplicó talcos en sus pies. Durmió como un bebé en su primera noche en el hogar de paso ‘Calle 18’, donde se encuentra actualmente para recuperarse. “La noche fue deliciosa. Llegamos, nos bañamos, comimos, nos afeitamos y nos fuimos a dormir. Fue un poco difícil. Me dormí como a las 3 de la mañana pero logré sobrellevar la noche y esta mañana hice pereza porque tenía sueño. Me bañé e hicimos ejercicio, deporte, actividades que nos distraen”, cuenta. 
 
Siempre ha sido un ejemplo para los jóvenes. Bueno o malo, eso lo decide quien lo admira. Sus videos dominan las redes sociales. En ellos se ve cuando muchachos, que no comprendían como este cantante había llegado a dormir sobre el gélido asfalto, lo invitaban a ‘rapear’, casi siempre en el centro de Bogotá. Cantaba drogado, sin sentido. Sólo lo hacía por unas monedas para comprar más bazuco. 
 
“Cuando yo era el famoso ‘Zebra’ hablaba de limpieza social, de justicia social para las comunidades pobres. Ellas ambicionaban  lo que no podían tener. Querían cosas que no les correspondían. A mí me pasó con la droga. Nadie se imagina que es lo que tener un BMW tremendo. Eso me dominó y me llevó al otro punto. Debí haberme matado para hacerlo bien. Aunque era un valiente, terminé como un drogadicto. Como una persona digna de conmiseración y lástima y con una gran necesidad de ayuda este año y el otro y los que queden. Me toca cuidarme de no caer, porque sino vuelvo y quedo en la calle y no encuentro amigos, no encuentro nada”, sentencia. 
 
No le gusta que le hablen de su paso por ‘La Etnnia’. Se ríe cuando se acuerda como siendo estudiante del ‘Jorge Soto’ conoció a César Pimienta y su hermano Eduardo y decidieron cantar rap. Según él así nació el famoso grupo musical. Vivía en el barrio El Rocío, en el centro de la ciudad. Tenía pelo, dientes y novia. 
 
No quiere hablar más. Quiere dormir, y solo se puede despedir haciendo lo que más le gusta, cantar. Y no podía ser otra cosa diferente a ‘Manicomio 5-27’:
 
“Etnnia en explosión cerebral, estallará mi cabeza pero esto no es normal 
han querido que atraviese de la muerte el umbral, ‘tin tin take’ el balazo fue mortal,  
Etnnia ya está en su puta puta casa 
Etnnia ya está en sus putos putos autos 
Etnnia ya está en su putos putos fiestos 
Etnnia suena en las putas calles…
 
Etnnia ya está en sus putas putas trabas 
‘Zebra’ está en violenta traba” …
 

 Descargue la Noticia en PDF Aquí

   
 
Facebook

Noticias Recientes
Juventud 14 Diciembre 2018

Distrito lanzó apuesta de empleo inclusivo para jóvenes de Bogotá

Distrito lanzó apuesta de empleo inclusivo para jóvenes de Bogotá
Bogotá, 14 de diciembre de 2018. Continuando con la apuesta...
Infancia y Adolescencia 13 Diciembre 2018

Secretaría Social premiará las experiencias pedagógicas más exitosas en jardines infantiles

Secretaría Social premiará las experiencias pedagógicas más exitosas en jardines infantiles
Bogotá, diciembre 12 de 2018. En el marco del evento ‘Maest...
Familia 12 Diciembre 2018

Comisarías de Familia arrancaron con éxito simulación de la implementación del 'Sistema de Justicia Oral´

Comisarías de Familia arrancaron con éxito simulación de la implementación del 'Sistema de Justicia Oral´
Bogotá, diciembre 12 de 2018. Continuando con la apuesta de...
Footer