Secretaría Distrital de Integración Social

Facebook Twitter YouTube Escudo Colombia
A- A A+

 

 
Bogotá, junio 15 de 2018. Con más de 2.053 velas que poco a poco fueron encendidas por las propias manos de cientos y cientos de exhabitantes de calle, personas que en carne propia vivieron el terror que durante más de una década se vivió en las terribles calles del antiguo ‘Bronx’; se dio fin a esa historia ‘macabra’ que giraba alrededor de la droga y la maldad, dándole un paso a la vida con un mensaje de esperanza, con la convicción de que ¡sí se puede! volver a empezar, un coro que a una sola voz estas personas presentes en la plaza del ‘Voto Nacional’ en pleno centro de la ciudad, le expresaron a todos los presentes. 

Apenas llegaba la tarde, el monumento a los ‘Mártires’ de nuestra historia patria, se adornaba de luces, trompetas y alegría. El frío intenso producto de un día caluroso en la ciudad no fue impedimento para que más de 700 personas entre exhabitantes de calle, ángeles azules, residentes, transeúntes, invitados especiales y servidores públicos, como una sola familia, conmemorarán dos momentos importantes que quedarán en los recuerdos de la ciudad.
 

La actividad empezó con una bienvenida de agradecimiento al alcalde Enrique Peñalosa por parte de los cientos de exhabitantes de calle del IDIPRON y la Secretaría Social, quienes actualmente se encuentra en proceso de recuperación en los centros de atención y de los cuales muchos de ellos, vivieron por muchos años el flagelo del ‘Bronx’.

El primer mandatario, pasó saludando uno a uno a los presentes, felicitando sus procesos de recuperación e invitándolos a continuar adelante.
Luego de este encuentro, Amparo López, exhabitante de calle, quien vivió por más de una década las calles, la droga y las atrocidades del ‘Bronx’, hoy luego de su paso por los centros de atención de la Secretaría Social y gracias a la intervención adelantada en ese lugar; en un discurso que incluyó sus trágicos y dolorosos momentos vividos en el ‘Bronx’, en donde tuvo que ver muchos muertos, vivió agresiones personales, insultos, maltratos, menores abusados y demás situaciones en ese lugar, mencionó como los ‘Ángeles Azules’, le ofrecieron ayuda la madrugada del 28 de mayo del 2016, cuando definitivamente llegó para ella un cambio de vida que hoy luego de dos años, disfruta de su vejez con amor y nuevas esperanzas en compañía de sus amigas, tres perritas ‘PININA, MONA Y CANELA’ que la acompañan ahora desde su nuevo hogar para persona mayor fuera de la ciudad.

“Quiero decirles a todos los que preguntan que sí si se puede, claro que sí se puede volver a empezar con voluntad propia. Yo me reencontré conmigo misma, es increíble el cambio que he tenido en mi vida, gracias alcalde Peñalosa, porque acabó con ese lugar”, destacó Amparo muy emocionada al estar de nuevo muy cerca de ese lugar al frente de tanta gente.

El evento también contó con el testimonio de dos profesionales del periodismo, Daniela Pachón y Sara Agudelo, quienes durante la intervención, estuvieron al frente de la noticia, y contaron su experiencia desde lo personal y laboral frente a lo vivido esa madrugada del 28 de mayo del 2016.

Luego de éste conmovedor momento en donde las historias, experiencias de vida estuvieron presentes en cada asistente al evento, el alcalde Enrique Peñalosa, agradeció a cada uno de los exhabitantes de calle, por haber aceptado la mano amiga de los ‘Ángeles Azules’ para ir a los centros de atención que el Distrito tiene a sus servicios. El mandatario, también agradeció a todas las personas que estuvieron al frente de la intervención al Bronx’. “Tenemos más inversión para la atención de habitantes de calle, vamos a tener nuevos centros de atención. Y para todos lo que me preguntan sobre empleo, estamos trabajando para generar más empleo que incluya a exhabitantes de calle que finalizan su proceso de recuperación”, resaltó el alcalde.

En un segundo momento, gracias a los actos heróicos que a diario adelantan los ‘Ángeles Azules’ en su labor en los centros de atención y abordaje en calle, llevando una opción de cambio de vida a través de los servicios que brinda el Distrito, la administración de la ‘Bogotá Mejor Para Todos’, entregó la Medalla Cívica a Jorge Muñetón, Damián Nicolich y Wilmer Rodríguez, tres héroes ‘ángeles azules’ que en día anteriores arriesgaron su propia integridad, salvando las vidas de tres habitantes de calle, quienes fueron arrastrados por una corriente de agua mientras se encontraban en la zona. Con la lectura del Decreto, se dio entrega a la Medalla Cívica “Ciudad de Bogotá” a estos jóvenes, ejemplo de vocación y entrega en sus labores diarias.

Finalizando la noche y en un solemne acto que con el sonido de trompetas y violines, dio paso a un ‘Réquiem’ que por unos minutos recordó a todas aquellas personas que lastimosamente perdieron la vida durante muchos años en aquel tenebroso lugar del ‘Bronx’, se realizó el acto fue acompañado por miles y miles de velas que fueron encendidas por los asistentes y en señal de reconciliación y amor formaron la palabra ‘Paz’. Ésta luz, iluminó la noche del ‘Obelisco del Voto Nacional’ como símbolo de la nueva vida que renace luego de la caída del ‘Bronx’.
 

 
 
Facebook

 

 
• De 2053 habitantes de calle, quienes iniciaron profeso de recuperación, 444 culminaron con éxito y más de mil continúan en los centros de la Secretaría Social. 
 
• Con una ceremonia de luz se homenajearon a las vidas que se salvaron tras la exitosa intervención a ‘El Bronx’.

• Tres ‘Ángeles Azules’, quienes arriesgaron su vida en el Canal Fucha por salvar a habitantes de calle de las aguas de un canal, fueron condecorados por el Alcalde Peñalosa, con la medalla cívica ‘Ciudad de Bogotá’, por su valeroso acto.


Bogotá, junio 14 de 2018. Tras cumplirse dos años de la intervención del sector de ‘El Bronx’, la Alcaldía de Bogotá informó que de 2.053 personas que iniciaron el proceso de recuperación, 444 superaron la habitabilidad en calle. Esto corresponde a un 22% de éxito, una cifra motivante para seguir trabajando por ellos, ya que el promedio mundial es del 3%.
 
El anuncio se realizó en la plazoleta del Voto Nacional, donde se les rindió un homenaje con una ceremonia de luz, a esas vidas que salieron de El Bronx tras la exitosa intervención que realizó el Distrito, bajo el liderazgo del alcalde, Enrique Peñalosa Londoño.

Y en esta labor de recuperación el equipo de los ‘Ángeles Azules’ jugaron un papel fundamental. Precisamente, el pasado 4 de mayo Jorge Muñetón, Damián Nicolich y Wílmer Rodríguez, se lanzaron a las aguas, del Canal Fucha, para rescatar a tres habitantes de calle que cayeron como consecuencia de la súbita creciente de agua en la fuente hídrica, en la zona de la calle Sexta con carrera NQS. La valerosa acción fue reconocida por el Alcalde, con la medalla cívica ‘Ciudad de Bogotá’, por su dedicación, sentido de la solidaridad y entrega en su trabajo.
 
 
 
 
 
 
 

Actualmente más de 1.000 exhabitantes de calle continúan su proceso de recuperación en los 15 centros de la Secretaría Social e Idiprón con 2.781 cupos. De estos centros tres quedan en el departamento de Cundinamarca y el resto están distribuidos en las localidades de Santa Fe, Los Mártires, Puente Aranda y Engativá.

Así mismo, el mandatario de los capitalinos anunció que la Secretaría Social abrió los procesos licitatorios para 5 nuevos centros para habitantes de calle, con una inversión de más de 7 mil millones de pesos. Los servicios de estos centros tendrán un enfoque diferencial y allí se podrán recibir poblaciones como mujeres diversas, personas mayores de 60 años y habitantes de calle con sus mascotas.

En inversión para habitantes de calle se pasó de un presupuesto de 156.534 millones de pesos de la administración anterior, a 272.478 millones para el cuatrienio de la Administración Peñalosa, lo que representó un aumento del 57%.

A su vez, en lo corrido del ‘Plan Distrital de Desarrollo’ más de 1.486 ciudadanos habitantes y exhabitantes de calle han sido formados en artes y oficios en temas como carpintería, electricidad, cocina, mantenimiento de bicicletas, construcción, sistemas, inglés, artes visuales, teatro y validación del bachillerato.

Adicionalmente, 1.187 habitantes y exhabitantes de calle han participado en procesos de desarrollo de capacidades y en acciones de seguimiento y acompañamiento, con el fin de fortalecer su inclusión social y disminuir la reincidencia de conductas asociadas a la habitabilidad en calle.

Pero no sólo se atiende a las personas en cercanías a la ‘Calle del Bronx’. Tras el desmantelamiento de la ‘República Independiente del Crimen’, como la denominó el alcalde Peñalosa, se continúan realizando acciones para atender a ésta población en los barrios aledaños al sector, es decir: ‘Voto Nacional’, ‘La Pepita’, ‘Ricaurte’, ‘La Sabana’ y ‘La Estanzuela’; en la localidad de Los Mártires, y ‘Santa Inés’ de la localidad de Santa Fe.

Es de resaltar que para la vigencia 2017 se realizaron en total 5.412 recorridos en este territorio y, entre enero y marzo de 2018, se han realizado 1.680, en horarios diurnos y nocturnos con el equipo de ‘Ángeles Azules’, el cual traslada a los habitantes de calle que aceptan la ayuda estatal, con un promedio diario de 19 kilómetros diarios de caminatas, los 7 días de la semana.

Cabe recordar que tras la intervención a ‘El Bronx’, el Sector Social atendió, durante el 2016, a 10.723 habitantes de calle, durante el 2017; a 11.487 y de enero a abril del 2018, 7.254.
 

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, junio 7 de 2018. Pedro Julio Vargas Rojas fue un niño como cualquiera. De la mano de su padre, a sus 9 años, lo acompañaba al lugar de trabajo en donde se dedicaba al negocio de la compra y venta de esmeraldas. En plena ‘Avenida Jiménez’ en el corazón de la ciudad, se ofrecían estás piedras preciosas que han traído riqueza, pobreza, muerte y mucha sangre derramada durante la historia de nuestro país.

Éste no es el caso del padre de Pedro quien comerciaba algunas esmeraldas. En sus ventas diarias, que no eran muchas, llevaba el sustento para la casa y a veces hasta le quedaba algún dinero extra para beber y llevar problemas a su hogar. La vida de Pedro a esa edad, no fue la mejor. Las discusiones y problemas en su casa, sumados a las tensas situaciones que se vivían en el barrio con el tema de las pandillas y los ‘chachos’ de la calle, quienes entre el vicio y otras artimañas ganaban poder esquina tras esquina. Esas fueron las vivencias que con frecuencia Pedro debía afrontar.

“Con tantas situaciones a mi alrededor, decidí irme de la casa. Ese tema del dinero y el poder me llamó la atención, las amistades que lo convencen a uno de vainas que lo llevan a uno hasta el fondo”, recuerda Pedro aquella niñez.
 

Desde las calles de Ciudad Bolívar caminó hasta el centro de la ciudad. El Barrio ‘Santa Inés’ fue su primera y única parada. Allí derecho llegó al ‘Cartucho’. A esa edad probó el vicio. La marihuana ya rodeaba su cabeza y cada día le pedía y le pedía más. “Allí en el ‘cartucho’ la droga era muy barata, me metía unos siete ‘pipazos’ de bazuco, eso era mucho y por tan barato”, recuerda Pedro.

Allí en esa ‘olla’ en medio de las hogueras que se prendían en la noche, que de hoguera no tenía nada, pues lo que se quemaba era el caucho que rodeaba el añorado cable de cobre que la gente robaba para finalmente venderlo; Pedro conoció en el ‘cartucho’ a don Orlando alias ‘mano de cobre’. Él era el más duro jalando cobre. “Una vez tenía frío y me acerqué a esas hogueras. Allí veía lo que hacían y pues me animé a preguntar. ‘Mano de cobre’ me explicó que pasaba y de ahí en adelante me lo hice de amigo y me enseñó algunas técnicas, como por ejemplo ver bien las alcantarillas donde metía la cabeza, ya que algunas de ellas tenían cables de alta tensión y ahí podía quedar ‘tostado’”, comenta Pedro.

“La plata se veía robando cable. En algunas esquinas pagaban a 25mil por kilo. Entonces pues uno se hacía buen material. Yo me metía en una alcantarilla, ‘jalaba’ el cable y luego me iba a buscar la otra punta y me metía para ver como ‘jalaba’ más. Así fue como un día me dejé caer y me arrestó la Policía y finalmente pagué 240 meses entre la cárcel ‘Modelo’ y otras prisiones de la ciudad”, cuenta Pedro al recordar su paso por esos lugares.

Una vida oscura en el ‘Bronx’.

Pedro salió de la prisión, un poco más maduro, aunque no por mucho tiempo. Pasó un año juicioso; vendía dulces por todos lados. Trataba de hacer todo honestamente pero la venta de ‘mecato’ no le dejaba mucho y tenía que conseguir dinero para sobrevivir, así que de nuevo recayó en el vicio. Volvió a las calles y finalmente llegó al ‘Bronx’.

Empezó a trabajar en uno de los hoteles del ‘Bronx’. “Me pagaban con vicio y a veces con plata. Yo tenía que recibir los clientes, arreglar las piezas, fumigar, tender las camas. Aunque eso era un hueco de lugar. Nos exigían lo mejor para la gente. Igual iba gente de toda, con plata sin plata. A mí me pagaban comisión de $1.000 pesos por todo. Si querían una ‘traba’, me daban comisión. Si querían mujeres me daban comisión. De todo se veía. Pero yo recibía mi paga y listo”, comenta Pedro.

Allí, fuera del bazuco y la marihuana, consumió de todo. El ‘poper’, también fue una de las drogas que metió. “Eso se sentía como un fuego que le corría a uno desde los pies a la cabeza. Luego alucinar un rato y listo. Ahí quedaban los cinco minutos de placer”, menciona Pedro recordando esas ‘trabas’. También se ‘chuteó’ lo brazos, como decían ellos refiriéndose al momento de consumir heroína, pero no le gustó mucho, como afirmaban algunos en el ‘Bronx’. Se ‘picó a loco’, pero al final, no siguió por los caminos de ese vicio.

“La mañana de la intervención en el ‘Bronx’, yo estaba por la calle. Apenas estaba entrando a la ‘olla’, cuando fue que empezó ese alboroto. Ni siquiera la seguridad del ‘Bronx’ alertó que venía ‘Mario Grande’ como le decían a los máximos operativos de la Policía. Eso fue mucha inteligencia la que hicieron, porque la verdad, sí que se metieron bien. De ahí me llevaron al hogar de la ‘Carrera 35’, pero yo duré como dos días, yo solo quería soplar y soplar”, recuerda Pedro de la operación de la intervención en el ‘Bronx’.

Caminó por varios lados, por la ‘Plaza España’ estuvo un rato. Pero allá llegaron los ‘duros’ a ofrecer ‘trabas’ solo para que ellos hicieran desorden y estragos en la ciudad. “Ese día me dí cuenta que ya estaba muy mal, que no quería más correrle al vicio, así que me fui de ahí para otros lados a caminar y buscarme el rebusque”, dice Pedro.

“Le cuento que si el ’Bronx’ no se hubiera acabado, yo no sé si seguiría vivo, tal vez ya muerto por una ‘traba’ grande o algún loco por ahí que me haya ‘cargado”. Piensa Pedro, recordando la caída del Bronx. Estuvo varios días por la calle, pero entre un lado y otro no era fácil. Así que decidió irse de nuevo al Hogar de Paso de la Secretaría Social. Era la segunda vez que estaba allí y lo que más lo impulsaba para volver era que veía que en ese lugar podría iniciar una nueva vida, claro si se lo proponía.

Ingresó al centro de atención y desde ese día muy juicioso inició un camino diferente. La ansiedad y el pensamiento por el vicio lo cambió por los libros y cuadernos, ya que decidió continuar con sus estudios de bachillerato, los cuales finalmente y a mucho honor, logró terminar recibiendo su diploma de Bachiller, hace menos de cinco meses.

Ahora después de mucho tiempo, habla más seguido con su padre a quien lo perdonó y él también perdonó las malas situaciones vividas durante su niñez. La familia lo acompaña en su proceso. Lo apoyan día y noche. “Creo que la edad y los años no me llegaron solos, desde niño tuve desafortunadas decisiones que me llevaron a hacer cosas malas. Hoy con mi mente cuerpo y alma deteriorada, trato de darle un nuevo sentido a la vida. Ya no pienso como aquel niño que de locuras trataba de ser el más adinerado y duro de todos. Eso no existe, eso tan solo es algo que se crea en nuestras mentes por culpa de personas que se aprovechan de los consumidores y nos llevan hasta el último camino de perderlo todo”, resalta Pedro quien ahora disfruta cada momento en su segundo hogar y con una nueva vida. Él es el vivo ejemplo de que sí se puede.
 

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, 12 de junio de 2018. “No pensé que volviera a bailar frente a un público tan especial en éste teatro tan inmenso”, expresó Henry Cárdenas, una mujer ‘Trans’ que hace más de tres meses abandonó la calle, luego de que un día los ‘Ángeles Azules’ la encontraran en una zona de la ciudad y le hicieran una invitación que le cambiaría por ahora su forma de ser, pensar y soñar.
 
El alma de bailarina, tal vez como ella piensa, viene de la sangre. Nació en Palmira – Valle, una ciudad donde el sabor de la salsa era el ritmo que a diario entre calle y calle se escuchaba. Su vida desde muy pequeña y con solo ocho años de edad, no fue la más normal como cualquier otro niño o niña. Luego de tener que despedirse para siempre de sus padres que de manera repentina fallecieron, pasó al cuidado de una tía. Durante esas épocas de crecimiento, su inclinación sexual y su pensamientos frente al género femenino no la impulsaba a pensar hacia el género opuesto, al contrario se sentía diferente y su atracción hacia otros niños era un mayor impulso el cual no podría ser normal.

Luego de un corto paso por el colegio, y al sentir tanto rechazo a su decisión de vida, decide tomar rumbo hacia otra ciudad, en busca de nuevas metas y aceptación. Hace más de ocho años con una entrada que no precisamente la llevó a las tablas de un teatro o el mejor lugar de su vida, la desplazó desde muy joven a las calles de la capital del país. El consumo que había adquirido durante su adolescencia en su tierra natal, ya la había llevado a un camino de drogas que día a día entre alcohol y la prostitución, se ‘disfrazaban’ en su mente y cuerpo, y la venían consumiendo poco a poco.
 

Al llegar a Bogotá, buscó sitios para poder trabajar de manera honesta, aunque sabía que por medio estaría su dignidad, su cuerpo y el riesgo de poder ser agredida o abusada. El trago el cual era su más fiel parejo de baile, la llevó a caminar muchas veces por el antiguo sector del ‘Bronx’. Entre canciones de las cientos de Rockolas que visitó, allí entre la lujuria, el deseo, el estasis del cigarro de bazuco que consumía y las altas dosis de todo tipo de bebida alcohólica, la llevaban hasta el borde de la locura.

“Una vez en el ‘Bronx’, me pase de tragos, me puse a bailar y hacer mucha ‘bulla’; estaba tan ebria que empecé a gritar y bailar hasta sin ropa. Allí, en ese lugar, pues no le gustaba a los ‘duros’ ese tipo de situaciones, entonces pues me cayeron y me dieron duro para calmarme, me rompieron la cabeza, casi me matan”, menciona Henry recordando ese día.

No volvió a frecuentar el ‘Bronx’, aunque su vida no ha sido habitar la calle, si consumía. Pagaba su pieza diaria y trataba de estar siempre bien, aunque reconoce que el estar “bien” en la calle, no es lo mejor. Se ha dedicado al trabajo como estilista y ofrece algunos servicios. Cuando laboró un tiempo por la zona del barrio ‘Santafé’, estuvo por primera vez en un hogar de paso. Aunque su falta de voluntad y su adicción que no era la mejor compañía, la llevaron de nuevo a las calles.

Un sueño que baila, y danza al ritmo de una nueva vida

“Yo era bailarina en Cali, la pasaba muy bien y hoy de nuevo volver a bailar, me emociona mucho”. Así inicia su relato Henry Cárdenas, hoy muy contenta por participar en el ‘Segundo Encuentro Intercentros de Danzas’ el cual reunió a más de 150 exhabitantes de calle de los centros de atención de la Secretaría Social.

El camino de la calle a un hogar de paso, para Henry vino gracias a los ‘ángeles azules’, que por muchos días se la encontraban en la calle y le insistían en cambiar de vida y poder iniciar de nuevo un proceso de recuperación personal lejos de esa vida y el vicio. Esta vez ella, se vinculó de nuevo a un hogar de paso. Ya lleva tres meses, en donde no consume, vive más tranquila y le entrega más atención a su vida.

Hace menos de un mes, se vinculó a la convocatoria que desde los centros de atención hicieron a los exhabitantes de calle que reciben los servicios, para participar y hacer parte de los grupos de danzas que representaría cada delegación en el encuentro de danzas de la Secretaría Social. Luego de las actividades diarias de recuperación personal en su nueva casa, se dedicaba a ensayar, tenía a cargo un baile moderno y una danza contemporánea que requería toda su concentración y entrega.

“En el Centro de Atención Transitorio, la paso muy bien, la convivencia con otros hombres, mujeres y demás personas LGBT; es un ambiente de respeto. Los ‘ángeles azules’ del hogar, nos enseñan todos los días a respetar y a recuperar los valores que hoy en día el ser humano ha perdido”, resalta Henry en su actual experiencia de vida.

Ahora, trata todos los días de cuidar su cuerpo y mente. Iniciará sus estudios validando su bachillerato. Sueña con poder viajar y ser bailarina. Se ha sentido contenta con su proceso y más cuando tuvo la oportunidad de mostrarse de nuevo sobre las tablas de un escenario y ante un auditorio de muchas personas que aplaudieron cada movimiento, cada sonrisa y destacaron el trabajo que ella y su grupo de danzas realizaron. Ahora Henry Cárdenas, vive feliz y dispuesta a cambiar.

Fueron más de 25 bailes tradicionales entre danzas típicas colombianas y la puesta en escena de algunas obras musicales con mensajes claros sobre el daño que el consumo y la habitabilidad en calle puede generar en la vida y cómo poder prevenirlos.

“Todas estas personas presentes, han tomado la decisión de abandonar esa vida que llevaban en calle, y hoy tienen la oportunidad de vincularse a estos encuentros culturales, siendo nuevos espacios en donde los exhabitantes de calle, comparten, interrelacionan y lo más importante, disfrutan de todo lo que a diario cualquier otra persona puede vivir en su cotidianidad”, menciona Myriam Stella Cantor, subdirectora para la adultez, quién dio la bienvenida a los artistas, invitados especiales y ángeles azules en el segundo encuentro de Danzas.
 

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, junio 5 de 2018. Tras cumplirse dos alos de la intervención del sector de ‘El Bronx’, la Scretaría Social de Bogotá informó que 444 personas, quienes iniciaron proceso de recuperación, superaron la habitabilidad en calle. Esto corresponde a un 22% de éxito, cuando el promedio mundial es del 3%.

“Actualmente más de mil personas que hacen parte del fenómeno de habitabilidad en calle continúan su proceso en nuestros centros. Esto es un gran logro para la ciudad si se tiene en cuenta lo complejo y que es recuperar de la adicción a un habitante de calle”, señaló Cristina Vélez Valencia, secretaria social de Bogotá.

Así mismo, se anunció que la entidad esta proxima abrir los procesos licitatorios para 5 nuevos centros para habitantes de calle, con una inversión de más de 7 mil millones de pesos. Los servicios de estos centros tendrán un enfoque diferencial y allí se podrán recibir poblaciones como mujeres diversas, personas mayores de 60 años y habitantes de calle con sus mascotas.

El sector social (Secretaría Social e IDIPRON) dispone en la actualidad de 15 centros de atención para habitantes de calle con 2.781 cupos, de los cuales tres quedan en el departamento de Cundinamarca y el resto están distribuidos en las localidades de Santa Fe, Los Mártires, Puente Aranda y Engativá.

En inversión para habitantes de calle se pasó de un presupuesto de 156.534 millones de pesos de la administración anterior, a 272.478 millones para el cuatrienio de la Administración Peñalosa.

A su vez, en lo corrido del ‘Plan Distrital de Desarrollo’ más de 1.486 ciudadanos habitantes y exhabitantes de calle han sido formados en artes y oficios en temas como carpintería, electricidad, cocina, mantenimiento de bicicletas, construcción, sistemas, inglés, artes visuales, teatro y validación del bachillerato.

Adicionalmente, 1.187 habitantes y exhabitantes de calle han participado en procesos de desarrollo de capacidades y en acciones de seguimiento y acompañamiento, con el fin de fortalecer su inclusión social y disminuir la reincidencia de conductas asociadas a la habitabilidad en calle.

Pero no solo se atiende a las personas en cercanías al ‘Bronx’. Tras el desmantelamiento de la ‘República Independiente del Crimen’, como la denominó el alcalde Peñalosa, se continúan realizando acciones para atender a esta población en los barrios aledaños al sector, es decir: Voto Nacional, LaPepita, Ricaurte, La Sabana y La Estanzuela en la localidad de Los Mártires, y Santa Inés de la localidad de Santa Fe.

Cabe resaltar que para la vigencia 2017 se realizaron en total 5.412 recorridos en este territorio y, entre enero y marzo de 2018, se han realizado 1.680 recorridos, en horarios diurnos y nocturnos con el equipo de ‘Ángeles Azules’ el cual traslada a los habitantes de calle que acepten la ayuda estatal de manera voluntaria, con un promedio diario de 19 kilómetros diarios de caminatas con recorridos los 7 días a la semana.

Igualmente los ‘Ángeles Azules’ siguen realizando acciones significativas en el Canal Comuneros que atraviesa las localidades de Los Mártires y Puente Aranda. Allí, entre el 1 de noviembre de 2017 y el 31 de marzo de 2018, se realizaron 512 recorridos.

Aquellos que aceptan ingresar al proceso son llevados a los Hogares de Paso de la Secretaría, donde pueden suplir necesidades básicas como la alimentación, el descanso, la higiene, y pueden iniciar procesos de recuperación de hábitos de vida saludable y para dejar la habitabilidad en calle.

Cabe recordar que tras la intervención a ‘El Bronx’, el Sector Social atendió durante el 2016 a 10.723 habitantes de calle, durante el 2017 a 11.487 y de enero a abril del 2018, 7.254.
 

 
 
Facebook

Noticias Recientes
Infancia y Adolescencia 26 Septiembre 2020

Los niños y niñas se adaptaron a la nueva normalidad de los jardines infantiles

Los niños y niñas se adaptaron a la nueva normalidad de los jardines infantiles
• Las familias manifestaron su Alegría de poder regresar al...
Infancia y Adolescencia 25 Septiembre 2020

Así fue la reapertura gradual de los jardines infantiles de Integración Social

Así fue la reapertura gradual de los jardines infantiles de Integración Social
• La presencialidad en alternancia es una de las tres opcio...
Seguridad Alimentaria 25 Septiembre 2020

Jornada maratónica contra la desnutrición en Bosa

Jornada maratónica contra la desnutrición en Bosa
● Más de mil niñas y niños fueron caracterizados en peso y...
Footer