Canastas complementarias, un servicio que favorece a las comunidades indígenas

Imprimir

La Secretaría Distrital de Integración Social llegó a las comunidades más vulnerables, la población indígena fue la beneficiaria con el fin de garantizarle una buena nutrición a sus familias.

Para este caso, en la localidad de Suba, se entregaron 210 canastas complementarias a hogares conformados por integrantes del Cabildo Muisca que pernoctan en el territorio.

Las familias beneficiadas, integradas entre dos y seis miembros, reciben en sus casas un apoyo alimentario que cubre el 40 % de la nutrición normal.

Estos alimentos son seleccionados por profesionales nutricionistas que, de acuerdo con ejercicios en el territorio y en articulación con el Cabildo Muisca, identifican necesidades alimentarias, teniendo en cuenta la cultura y costumbres de estas comunidades y su enfoque diferencial, de tal manera que les garanticen sus derechos y su bienestar integral.

Algunos de los alimentos que contienen estas canastas son: raíces, tubérculos, plátanos, verduras, productos lácteos, frutas, carnes, huevos y legumbres.

Casos como el de Leonardo Fabio Quintero del Clan Caita Comunero del Cabildo Indígena Muisca de la localidad de Suba, quien sufrió un accidente de tráfico, perdió su trabajo y quedo en una difícil situación económica para responder por su esposa e hijo, son ahora solucionados con este programa alimentario.

“En el año 2019, cuando empezó la pandemia, perdí mi empleo, esto nos ocasionó una crisis emocional y económica. Mi esposa tiene una discapacidad física motivo que le impide trabajar y yo desempleado, entonces tuve que acudir a ayudas externas para seguir adelante”, señaló.

Leonardo, a través del contacto con su comunidad Muisca, acudió a los servicios locales de la SDIS en la localidad de Suba, donde se revisó su solicitud, y de acuerdo con las coberturas locales, se le asignó el beneficio de la canasta complementaria indígena.

“A partir de ese momento mejoró una parte de mi situación con la entrega de los alimentos, no me tengo que preocupar por los alimentos del día siguiente, gracias a Integración Social”, destacó.

Rocimar González, nutricionista dietista del Cabildo Indígena de Suba, y encargada del servicio de alimentación integral en la localidad dijo que “todo hace parte de un seguimiento con la comunidad y así garantizar una alimentación balanceada durante cuatro semanas, una alimentación donde no se desperdicia nada. Para el caso de Leonardo y su familia, identificamos las necesidades y se trabajó para que él y su núcleo fueran beneficiados del servicio”.

La Secretaría Distrital de Integración Social presta sus servicios gratuitos para toda la comunidad y continúa luchando en contra de la desnutrición, la pobreza y otros factores que atentan contra la integridad del ser humano. Por un acto de corresponsabilidad entre las entidades y un compromiso para una alimentación Integral