Secretaría Distrital de Integración Social

Facebook Twitter YouTube Escudo Colombia
A- A A+

 

 
Bogotá, septiembre 18 de 2018. Si por un día dejas a un lado las tareas diarias, y decides destinar ese tiempo para apoyar a aquellas personas más necesitadas, a quienes muchas veces, una mano adicional puede ayudar a lograr el cumplimiento de sus sueños y metas, ese día sentirás algo diferente dentro de ti.

Esta es la misión diaria que llevan actualmente más de 700 voluntarios, quienes han donado tiempo y dedicación para compartir con jóvenes, adultos mayores, personas con discapacidad, LGBTI y exhabitantes y habitantes de calle en diferentes espacios, todos unidos como una sola familia.

Aunque la tarea no fue nada fácil de lograr. La idea del equipo de ‘Enlace social’, quienes a diario adelantan un acompañamiento a los exhabitantes de calle, es que estos finalicen sus procesos de recuperación y reciban el apoyo necesario para continuar con éxito y en compañía de sus familias, los nuevos proyectos que han decidido llevar luego de alejarse de las calles y el consumo de drogas.

“La propuesta inicia pensando en vincular a esas personas que han expuesto a través de las redes sociales de la entidad y en el voz a voz, el interés de donar parte de su tiempo para compartirlo con los ciudadanos habitantes de calle y apoyar las labores que adelantan los ‘Ángeles Azules’ en los centros de atención y abordaje”, resaltó Sergio Moreno, líder del equipo de ‘Enlace Social’ de la subdirección para la Adultez.

Las actividades de voluntariado, que en sus inicios contaron con el apoyo de instituciones educativas, se lograron posicionar desde la ‘Dirección Poblacional’ de la Secretaría Social, a través de la iniciativa que contenía información expuesta en las ferias de servicios, eventos institucionales, mesas temáticas locales y en cualquier otro escenario al contacto de la ciudadanía.

El voluntariado ahora cuenta con más de 700 personas interesadas en donar de su tiempo de 3 a 4 horas o en su defecto un fin de semana de descanso. Jóvenes y adultos, entre los 20 y 50 años, ya vienen apoyando acciones con los ‘Ángeles Azules’.

Labores como realizar actividades de logística, enseñanza personalizada y talleres abordando temas actuales y de interés para todos son parte del proceso. Además desde el equipo de ‘Enlace Social’ y ‘Abordaje en Calle’, se adelantan charlas pedagógicas sobre el acercamiento a la población habitante de calle, los servicios que se ofrece por parte del Distrito, y en especial en romper con los estigmas sobre esta población, acercándose más al dialogo orientado a un ejercicio de resignificación del fenómeno de habitabilidad en calle en términos de solidaridad ciudadana.

Los interesados pueden consultar en el siguiente link de inscripción aquí.
 

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, septiembre 13 de 2018. Una ‘granja agropecuaria’ será el próximo centro de atención integral para ciudadanos habitantes de calle, sumándose a las 15 unidades que desde el Sector Social se encuentran disponibles ofreciendo servicios de recuperación personal con acompañamiento psicosocial, inclusión social, laboral, formación en artes, oficios y ahora, la incorporación del ‘agro’ como herramienta adicional para el éxito de los procesos.

Siendo una de las propuestas del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa Londoño, luego de la demolición y fin del ‘Bronx’, en poder ampliar la oferta institucional a los habitantes de calle, garantizando sus derechos y dignificación; La Secretaría Social inició el proceso de formulación y propuesta para dar apertura a nuevos centros de atención para esta población.

Es así como desde la Subdirección para la Adultez, se viene adelantando el proceso de convocatoria pública, convocando a diferentes operadores que cumplan con los requisitos, la suficiencia técnica y económica para ejecutar la operación de estas unidades operativas.

Por primera vez en una administración distrital, la ‘Bogotá Mejor para Todos’, presentará un centro de atención a través de la modalidad de ‘granja agropecuaria’. Estas propuestas fueron producto de las mesas de trabajo adelantadas con la población directamente afectada, quienes manifestaron la necesidad de poder tener estos espacios que brinden la posibilidad de compartir en sana convivencia y aprendizaje relacionados con la agricultura.

Aprovechando el aprendizaje y las posibilidades que brinda la agricultura como herramienta importante en los procesos de recuperación personal, se implementará un centro de atención en donde el habitante de calle vinculado al servicio, no solo recibe servicios de alimentación, autocuidado y acompañamiento psicosocial, sino adicionalmente, se enfocará en el trabajo de la tierra y el aprovechamiento de la producción de los alimentos que de ella se produzcan.

“Trabajar con un tema basado en las ‘granjas agropecuarias’, ha sido producto de un análisis y acompañamiento profesional, que busca generar ambientes con diferentes rutinas de vida, ambientes tranquilos que pueden regular emociones, generar vitalidad y confianza en la personas. Este será un espacio que al encontrarse con la naturaleza es al mismo tiempo encontrarse el interior de la persona”, resalta Leonardo David Hernández, subdirector para la adultez de la Secretaría Social.

Se espera que iniciando el mes de noviembre se entregue esta unidad de atención a la población habitante de calle. De la misma manera se trabaja para la adjudicación de hogares de paso para habitantes de calle carreteros y sus mascotas de compañía, y un centro para mujeres diversas.

Actualmente el Distrito cuenta con hogares de paso, comunidades de vida, centro transitorio y de alta dependencia funcional, así como espacios para la formación en artes y oficios y acompañamiento a los egresados y sus familias.
 

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, septiembre 5 de 2018. “Sueño porquerías, a media noche me levanto, miro el espejo, se refleja un espanto. A pesar del susto, no me interesa, me asomo a la ventana y veo un hombre sin cabeza. Dos esqueletos a las 3:00 a.m., se suben a mi cama y preguntan por mi hermana…”.

El cuento, titulado ‘Sueño Porquerías’, hace parte de la cuarta edición de la revista ‘Habitante’, una publicación hecha por y para exhabitantes de calle.

No contiene cuentos infantiles. Tampoco relatos agradables, a primera vista, ni mucho menos familiares. Los contenidos de ‘Habitante’, la revista producida por exhabitantes de calle, son relatos de ultratumba que cuentan lo que tuvieron que pasar en las calles antes de darse una nueva oportunidad. También hay poesías, historias, testimonios y hasta cartas dirigidas a las organizaciones al margen de la ley.

El proyecto inició en mayo de 2017 y hoy ya va por su 5ta edición. La sexta se lanzará el próximo 26 de octubre, en la biblioteca Virgilio Barco, en un evento donde se homenajeará a sus participantes con muestras de la revista, xerografía (impresión en seco), y una galería fotográfica.
 

Para producirla los mismos participantes realizan los cuentos o relatos, consiguen el papel reciclado y la mandan a imprimir. La reparten entre sus compañeros, quienes al leerla se sienten identificados y lo mejor, exorcizan sus demonios al escribir también.

Carlos Ramírez tiene 39 años, pasó de ellos cuatro en las calles. Cuando era habitante de calle ya escribía. Pensamientos, vivencias y recuerdos quedaban plasmados en servilletas sucias y cuanto cartón se le atravesaba. Podía quedarse dormido escribiendo. Dormía el sueño de los desprotegidos.

“Empecé con ayuda de Natalia. Cada uno de los participantes es exhabitante de calle y simplemente desde una perspectiva personal escribimos en la revista conceptos de libertad, democracia justicia con nuestras propias palabras. Después se hace el proceso editorial y la revista es el producto”, asegura Carlos, quien siempre carga un bolígrafo en su bolsillo. Ahora es su arma para escapar.

Natalia Rivera, es la tallerista de los muchachos. Según ella, “la idea surge desde el año pasado con el profe Pablo Cardona. Lo que hacemos es darle voz a los participantes y visibilizar sus pensamientos, sus sentimientos con temas que nosotros les proponemos. Nace como darle esa voz. Es una población muy oprimida, que nadie ve”, asegura Natalia, quien explica que la revista está acompañada por otros procesos.

Estos procesos se refieren al área de fotografía, de técnicas de impresión y de talleres de escrituras, en donde participan regularmente un promedio de 10 personas, participantes del hogar ‘Bakatá’, la comunidad de vida ‘El Camino’, y el Centro de Atención Transitoria.

“Del contenido son muchas emociones encontradas, porque parte de cada tomo o biografía parte de la biografía de cada uno. Obviamente la biografía no son cosas muy felices, son historias bastantes complejas y partiendo de eso, no solamente queremos que ellos vuelvan a traer, esos pensamientos, esa vida pasada, sino que también empiecen a abordar otros tipos de temas, que nos competen a todos como ciudadanos, como la democracia y eso”, agrega Natalia, quien cuida a ‘Habitante’, como uno de sus mayores tesoros.

“Pues ahí va un cuaderno con las composiciones, que seguro al infierno yo me llevaré una llamada de fuego, se expande en el camino, yo corro lo más pronto, el diablo se me vino… pero soy un ser humano, un tipo inteligente. Saco mi navaja y le hago frente. Le digo yo: -¿qué quiere usted conmigo? Me dice tu alma, tu cuerpo es desperdicio”. Autor, Sínico.

 
 
Facebook

 

 
La Secretaría Social, cumpliendo con su deber de notificación, informa que el señor José Olmes Plaza, contratista de la entidad, adscrito a la Subdirección para la Adultez adelantando actividades como promotor social para la atención de población habitantes de calle desde la subdirección local de San Cristóbal.

Actualmente el señor Plaza, se encuentra en una afectación de salud delicada y considerando importante informar a algún miembro de la familia y teniendo presente que en reiteradas ocasiones él ha manifestó no recordar alguna de estas personas; la entidad indica que se requiere de la presencia de alguno de sus familiares para adelantar el respectivo acompañamiento solicitado desde la unidad prestadora del servicio de salud, en donde se encuentra internado el ciudadano anteriormente mencionado.

Para mayor información, comunicarse a la Secretaría Social, Subdirección para la Adultez, informes 3279797 ext 1903.
 

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, septiembre 4 de 2018. Hernando Tascón, experto en el trabajo de la madera, luego de tantos años fabricando improvisadas ‘pipas’ y fumándose unos buenos ‘porros’ de bazuco, pasó a tallar pino y roble pero esta vez para crear artesanías y elementos para el hogar.

De raíces caleñas, llegó a Bogotá hace más de 12 años. Allí en la ciudad de Cali la buena vida que vivió gracias al trabajo que adelantaba en marquetería y carpintería quedó en tinieblas cuando empezó a cambiar su propio dinero producto de su ardua labor por ‘bichas’ y vicio. Conoció las drogas y los malos caminos entre la parranda, el trago y la diversión.

“Yo me vine de Cali. Allí ya consumía, pero me dijeron que me viniera para Bogotá a hacer un trabajo. Me traje unas herramientas para adelantar las cosas pero acá me robaron todo y no pude trabajar y llegué a la calle, conocí para mi mala fortuna ‘El Bronx’ y de ahí en adelante todo fue oscuro”, comenta Hernando, quien frotando sus manos suavemente trata de olvidar ese pasado.

Estuvo divagando en muchas calles de la ciudad. Luego de bastante tiempo –no recuerda cuánto-, paró el ‘chorro’, como dice él mismo, y decidió contactarse con sus familiares en Cali a donde retornó de nuevo a su hogar. Allí duró tres años libre del vicio y concentrado en las labores diarias de la carpintería.
 

Luego de este tiempo regresó de nuevo a la ciudad capitalina y de nuevo esas viejas amistades lo llevaron a tener una recaída en donde de nuevo empezó a fumar bazuco. “Yo ya no quería nada de eso, entonces, pues me puse a andar por la calle y un día me encontré a los ‘Ángeles Azules’, quienes me llevaron al hogar de paso de la ‘Carrera 35’ y pues ahí decidí quedarme y empezar un proceso”, resalta Hernando.

Una hija muy pequeña había dejado atrás en su hogar. Por culpa del vicio perdió su familia. Ahora, luego de ingresar al hogar de paso volvió a ubicar a su hermosa hija. Ella vive en el exterior, pero desde allí, todos los días viene apoyando su proceso de recuperación. “Mi hija es mi adoración. Volví a hablar con ella gracias a los profesionales del hogar que lograron encontrarla. Ahora ella me dice que me ponga juicioso porque quiere que yo me vaya a vivir a su lado, eso me pone contento y motivado”, dice Hernando, recordando a su hija.

Hernando es restaurador de maderas. Aprovechó un curso en articulación con el SENA que adelantó en el hogar de paso. Gracias a ese aprendizaje perfeccionó su estilo y técnica para darle vida y belleza a algunos palos y trozos de madera que ahora convierte en un verdadero arte.

Hoy ofrece sus obras artísticas en el seminario de las ‘Nuevas Masculinidades’, realizado en el ‘Centro de Atención Transitorio’ de la Secretaría Social. Casitas de madera, balones rompecabezas, bancas, cavas para vinos, cofres y materas son algunas de las artesanías, que junto a sus compañeros han elaborado.

Además de mostrar sus productos, Hernando fue invitado a participar del seminario. Allí alrededor de sus compañeros de procesos, atendieron, opinaron y hasta conversaron sobre un tema que para muchos hombres, y debido al actual ‘machismo’ en la actual sociedad no se trata todos los días. “Yo tengo una hija, yo no fui malo en mi hogar, siempre ayudaba, caí en el vicio pero siempre trato de ser respetuoso con mi familia. Ahora veo como muchos de nosotros los hombres maltratan y doblegan a las mujeres, o se creen los ‘duros’ y no debe ser así. Hoy estamos hablando de cómo comportarnos y salir adelante”, afirma Hernando que muy atento en el seminario, toma apuntes de las conferencias en un cuaderno que lo acompaña, y en donde también dibuja los próximos diseños para sus artesanías.

Para Hernando tallar la madera es darle vida a algo que no existe. Trata de no pintarla o dañarla mucho. Piensa que debe respetarla y mostrar lo linda que es, gracias al regalo que brinda la ‘madre tierra’ y la naturaleza. Observa su trabajo y lo compara con la vida que actualmente está llevando. No consume hace un año vicio. No maltrata de nuevo su cuerpo y mente, siente que es como un pedazo de esa madera a la que debe empezar a cuidar.

Hoy él habla sobre su rol no solo con la vida, sino con la convivencia a las mujeres y su entorno. Practicará todos y cada uno de los consejos que recibió gracias a los panelistas invitados al seminario. “Estos temas no se hablan en la calle, eso es muy duro el día a día. Allí nadie valora a nadie. Pero uno acá en los hogares cambia por dentro y por fuera. Es volvernos más personas, es tener más respeto por nuestros compañeros, vecinos y demás”, sentencia Hernando. Le queda mucha vida por tallar y debe hacerlo con amor.

 
 
Facebook

Noticias Recientes
Vejez 21 Febrero 2020

‪Si quieres cambiar la vida de una persona mayor esta información te interesa‬

‪Si quieres cambiar la vida de una persona mayor esta información te interesa‬
Bogotá, 21 de febrero de 2020. Ya está publicado en la plat...
Discapacidad 19 Febrero 2020

Erika descubrió en sus recetas, el camino para superar las barreras

Erika descubrió en sus recetas, el camino para superar las barreras
Bogotá, 19 de febrero de 2020. Vestida de blanco impecable,...
Footer