Secretaría Distrital de Integración Social

Facebook Twitter YouTube Escudo Colombia
A- A A+

Ángelo, la historia de una promesa que esperó 27 años

 
Bogotá, junio 22 de 2017. “Ángelo mijo, prométame que nunca más se volverá a ir”. Más que una solicitud, era la súplica de una madre que había sufrido, por 27 años, la incertidumbre de no saber dónde y en qué condiciones estaba su hijo.

En el aeropuerto Camilo Daza, de Cúcuta inició la promesa. Una promesa que durante por 22 días se ha mantenido fuerte como un roble. Parecería poco tiempo, pero es mucho, sí se considera que durante más de dos décadas Ángelo Hincapie, ahora de 39 años, fue preso y amante de las drogas y la calle. Escapó a los 12 años de las polvorientas calles de Cúcuta y no regresó, hasta que intervinieron El Bronx.

Producto de esa vida le quedó un disparo que lo dejó en silla de ruedas y miles de oscuros recuerdos. Ya no piensa en eso. Ahora, en Cúcuta, es un nuevo hombre, uno que nació hace menos de un mes y que, según sus propias palabras, tiene una nueva vida por delante, junto con las personas a las que dejó de ver por tanto tiempo.
 
 
 

“Es una felicidad inmensa. Al llegar me encontré con mis cuatro hermanos (Ángelo es el mayor), quienes me recibieron como si me hubiera criado con ellos en mi adolescencia. Tengo un sobrino pequeño que es una adoración y una sobrina, Juliana, quien es la persona que me cuida y me ayuda a moverme. Cuando vi a mi mamá la abracé y le juré nunca más irme de su lado. Ahora, solo me queda recuperar el tiempo perdido y ayudarla para que esté bien con nosotros”, asegura Ángelo, quien, decidió montar una tienda en el barrio Cumbres del Norte, una loma donde el sol se estrella contra la tierra roja y besa las tejas de zinc, de un barrio humilde, pero sano.

No fue fácil. Tuvo que pasar 12 meses entre Hogares de Paso, Centros de Atención y otros lugares donde, gracias a su voluntad y a la intervención de ‘Bogotá Mejor para Todos’, superó satisfactoriamente todas las etapas. Dejó el consumo de drogas y los malos hábitos. Recuperó su buen semblante e incluso mejoró de salud. Sus pensamientos ahora son positivos y tiene claro que Dios quiere que haga grandes cosas.

“Nada se hubiera podido lograr sin la ayuda del alcalde, Enrique Peñalosa, y la secretaria de Integración, María Consuelo Araújo Castro. Ambos, en diferentes momentos, me dieron palabras de aliento y creyeron en mí. Eso fue vital para sentirme importante, con fuerzas de seguir adelante. Aún hablo con otros amigos de ‘El Camino’ (centro donde estuvo los últimos meses), y todos están bien. Nos mantenemos fuerte, sabemos que ahora depende es de nosotros”, cuenta Ángelo, quien además, tuvo que cementar la entrada de su casa para moverse con facilidad.

No es sencillo volver, 27 años después, a un hogar que, aunque es el hogar, es un sitio extraño por las circunstancias. Aprende a ir al baño, a cambiarse y a realizar otras actividades sin ayuda. No quiere ser una carga, y al contrario lucha por conseguir los medios para ayudar a su familia. Fue a un almacén de ropa por primera vez en su vida y escogió una sudadera. El calor de Cúcuta lo lástima por los jeans y la fricción con la silla de ruedas. Puede parecer una banalidad, pero para alguien que solo mercaba ‘bichas y chinchín’, es toda una aventura.

“Cuando supe que estaba vivo, porque yo creía que había muerto, fue una sorpresa. Al principio me dio como miedo y luego una alegría increíble. Me llamaron de ‘La Luz’ a decirme que estaba en recuperación y que quería verme. Viajé hasta Chinauta (Cundinamarca), y allí lo vi. Solo pude llorar de la alegría. Siempre fue mi niño y nunca supe por qué se fue. Ahora solo quiero que esté conmigo, que esté bien, que esté feliz y que recuperemos todos los años perdidos”, asegura doña María Teresa, la mamá de Ángelo, quien se había resignado a su muerte y hoy celebra su ‘nueva’ vida.

Ángelo sabe que el camino apenas comienza. Que es pedregoso y lleno de tentaciones. Sin embargo, su voluntad y su decisión son sus mejores armas para la lucha que debe librar. Su familia su mejor campamento de guerra y sus proyectos, el mejor plan de batalla. Es un guerrero de la vida y se lo demuestra día tras día, se demuestra que sí se puede, que sí se pudo y que sí se podrá. 
 

 
 
 
Facebook

Noticias Recientes
Infancia y Adolescencia 12 Junio 2021

Integración Social conmemora el Día Mundial contra el Trabajo Infantil

 Integración Social conmemora el Día Mundial contra el Trabajo Infantil
Con el eslogan #BogotáSinTrabajoInfantil, la entidad rector...
Otros 12 Junio 2021

¿Cómo usan la tecnología las personas mayores?

¿Cómo usan la tecnología las personas mayores?
La Subdirección para la Vejez de la Secretaría Distrital de...
Infancia y Adolescencia 12 Junio 2021

El arte de cuidarte, la nueva estrategia para el cuidado de la niñez

El arte de cuidarte, la nueva estrategia para el cuidado de la niñez
La estrategia de la Secretaría Distrital de Integración Soc...
Footer