Secretaría Distrital de Integración Social

A- A A+

CDC Servitá atiende a los ciudadanos habitantes de calle para que sean vacunados contra la Covid-19

 

● En las jornadas que se desarrollan en el Centro de Desarrollo Comunitario (CDC) se incluyen acciones de autocuidado personal, duchas, entrega de apoyo alimentario y vinculación a los hogares de paso del Distrito.

 

Bogotá, D.C., 12 de octubre de 2021. La Secretaría Distrital de Integración Social, desde la Subdirección Local de Usaquén, en articulación con la Secretaría Distrital de Salud, el IDIPRON y la Subred Norte prestan servicios a los ciudadanos habitantes de calle de la localidad a través de jornadas de autocuidado con la puesta a disposición de duchas, alimentación, acompañamiento en salud y brigadas en vacunación contra la Covid-19.

 

En estos espacios, un equipo de profesionales en diversas áreas atiende las inquietudes de los ciudadanos habitantes de calle; asimismo, se programan laaplicación del biológico Janssen contra la Covid-19, el cual requiere una sola dosis.

 

De acuerdo con Yeison Gil, integrante de la Tropa Social de Rescate de la Subdirección local de Usaquén, el  proyecto de habitabilidad en calle adelanta permanentemente acciones locales donde se ofertan los servicios de la entidad, para nosotros el  balance de las jornadas de atención con  los ciudadanos  habitantes de calle  es muy positivo, porque le aportamos a la protección  en estos tiempos tan difíciles, por eso la articulación con el sector salud es definitivo y avanzamos en el objetivo de brindar atención integral y en este caso en la aplicación del biológico a la población más vulnerable de la localidad”.

 

Juan Pablo Sánchez, ciudadano habitante de calle y beneficiario de la vacuna dijo: Fue muy agradableparticipar en estas jornadas, me asesoraron sobre los riesgos y protocolos para evitar la Covid-19 y las ventajas de vacunarme con la única dosis, demás me acompañaron hasta el final para evitar cualquier reacción”.

 

La Secretaría Distrital de Integración Social viene realizando, desde el mes de julio, el proceso de vacunación a los ciudadanos habitantes de calle,vinculados a los hogares de paso y en diferentes centros de atención para esta población en la ciudad. De esta forma se garantiza la protección de la población más vulnerable contra la Covid–19, contribuyendo a su bienestar integral.

 

El proyecto de habitabilidad en calle de la Subdirección Local de Usaquén realiza jornadas de autocuidado y escucha activa para los ciudadanos habitantes de calle, allí se brinda cambio de ropa, entrega de kit de aseo personal, comida caliente, y acompañamiento en salud.

 

Más de 50 personas de esta población participan en las actividades programadas en los diferentes puntos de autocuidado en las localidades de Chapinero, Barrios Unidos, Suba, Usaquén.

Refrigerios reforzados calientes: un alivio para las poblaciones más vulnerables de Bogotá

 

Esta nueva modalidad de atención busca aportar en la seguridad alimentaria de personas que viven situaciones de vulnerabilidad económica y social en Bogotá, con entregas de alimento en diferentes sectores de la capital del país.
 
 
En menos de un mes, se han entregado más de 155.000 refrigerios reforzados calientes por parte de la Tropa Social Alimentaria de la Secretaría Distrital de Integración Social(SDIS).

 

Bogotá, octubre 9 de 2021. Más de 6.000 refrigerios reforzados calientes se entregaron este sábado en las diferentes localidades de Bogotá, a poblaciones que viven situaciones de vulnerabilidad económica y social, una de las labores que seguirá realizando la Tropa Social y que aporta a la seguridad alimentaria de estas personas.

 

Xinia Navarro, secretaria de Integración Social, al respecto aseguró: “Llegamos a todos los lugares con todas las medidas de seguridad y bioseguridad, entregamos un refrigerio que aporta el 25 % de ingesta de energía y nutrientes diarios requeridos por una persona, recogemos los datos de niñas y niños, mujeres en embarazo, de todo el núcleo familiar, para lograr que estas personas tengan el apoyo permanente del Estado”.

 

Y agregó, además, que es también un proceso de focalización territorial donde quienes reciban estos alimentos podrán tener una puerta de entrada a los servicios sociales que brinda la Secretaría Distrital de Integración Social. Estas entregas no reemplazan la gestión que han venido realizando los comedores comunitarios - cocinas populares, sino un complemento que busca ampliar la cobertura de atención integral.

 

A través de esta nueva modalidad, en la que los alimentos se entregan con todas las medidas de bioseguridad y en transportes que visitan todas las localidades de Bogotá, se han entregado más de 155.000 refrigerios reforzados calientes por parte de la Tropa Social Alimentaria de la Secretaría de Integración Social. Pueden recibirlos quienes se encuentren en situación de vulnerabilidad económica y social, y no es necesario tener una inscripción previa.

 

Marcelo Benito Torres Ramírez, de 59 años, es vendedor informal y vive en la localidad de Puente Aranda, barrio Cundinamarca, uno de los sectores donde se han entregado estos refrigerios. Luego de recibir dicho apoyo, aseguró: “A mi esta ayuda me ha servido mucho, es como un salvavidas para muchos de nosotros… Hay gente que no tiene ni para un tinto; mucha gente de este sector que, a veces, no tiene ni con qué comer. Hay muchas personas que andan en la calle y esto es lo que les llena la barriga; realmente eso es ayudar”.

 

“La población que recibe estos alimentos son habitantes de calle, aquellos que se dedican a la labor del reciclaje y en sectores donde se evidencia pobreza oculta. Normalmente se acercan al lugar donde estamos entregando, les solicitamos unos datos mínimos para el proceso de focalización y hacemos la entrega”, precisó Carlos Mario Bandera, psicólogo y acompañante social del Centro Día Monseñor de Integración Social.

 

¿Qué contienen estos refrigerios reforzados calientes?

 

Se trata de un menú balanceado que incluye proteína animal, verdura y carbohidratos, con una minuta dispuesta por nutricionistas de Integración Social. Esta entrega de comida se ha convertido en la única alternativa nutritiva para poblaciones que se encuentran por debajo de la línea de pobreza como habitantes de calle, recicladores, cachivacheros, vendedores ambulantes, población migrante indocumentada, entre otros, que no pueden acceder a servicios recurrentes de la SDIS.

 

“Esto es una ayuda que recibimos para el día a día, claro que sí. Nos ayuda, no solo a nivel económico, sino también por tiempo, porque llegan temprano los almuerzos y uno que anda trabajando en el rebusque alcanza a llevarlo a la casa para la familia… En mi caso, se benefician mis nietos, mi esposo, mi hijo y yo”, comentó Luz Marina Herrera, de 55 años, madre beneficiaria de estas entregas alimentarias quien vive en la localidad de Puente Aranda.

 

Poblaciones que viven situación de vulnerabilidad en localidades como Fontibón, Barrios Unidos, Teusaquillo, Chapinero, Puente Aranda, Los Mártires, Antonio Nariño, Kennedy, Santa Fe-Candelaria, Usme, Ciudad Bolívar y Bosa, han recibido estos refrigerios reforzados calientes que se seguirán entregando con el apoyo de la Tropa Social Alimentaria.

 

“Las entregas hacen parte de una nueva estrategia que busca darle acceso a las personas que antes no tenían ningún beneficio por parte de Integración Social, para tener ​un refrigerio caliente que aporta el 25 % de ingesta de energía y nutrientes diarias requeridas por una persona”, argumentó Boris Flomin de León, director de Nutrición y Abastecimiento en la Secretaría de Integración Social.

Clases de cómo despinchar una llanta de bicicleta, dirigida por un exhabitante de calle

  • CEl taller sobre el uso de la bicicleta y algunos secretos de cómo reparar este vehículo en casos de emergencia, fue promovido por la Subdirección para la Adultez de la Secretaría Distrital de Integración Social (SDIS) en el Centro de Desarrollo Comunitario (CDC) Lourdes en Santa Fe.
  • Un exhabitante de calle, participante del Centro de Atención Sociosanitaria Balcanes, fue el encargado de dictar el curso, en el marco de la Semana de la Bicicleta.

En solo unas horas, vecinas y vecinos del CDC Lourdes de la localidad de Santa Fe y algunos ciudadanos exhabitantes de calle, vinculados a los programas de la Secretaría de Integración Social, aprendieron a despinchar una llanta de bicicleta y, también, unos cuantos ‘secreticos’ para poder hacer un buen uso de este medio de transporte.

En el marco de la Semana por la Bicicleta, uno de las personas que enseñó a cómo despinchar una llanta de bicicleta fue Álvaro Sierra, un exhabitante de calle que, actualmente, se encuentra en el Centro de Atención Sociosanitaria Balcanes, sitio donde ha ido aprendiendo y desarrollando procesos de inclusión social y diferentes actividades pedagógicas que le han ayudado a visibilizar su proyecto de vida y, además, con sus conocimientos adquiridos aporta a sus compañeros sobre temas alusivos con la bici.

Hace algunos años, Álvaro tuvo un accidente de bicicleta, pero ese incidente no fue un impedimento para que él continuara practicando con efervescencia este deporte, su pasión por este medio de transporte fue tan grande que llegó a fundar la liga de ciclomontañismo de Bogotá.

“Saber que me gustan las bicicletas, que cuando uno hace lo que le gusta, lo hace bien y podérselo enseñar a la gente me parece excelente”, dice mientras cuenta sus anécdotas y comparte su sabiduría popular sobre el uso del caballito de acero, ejercicio que adelanta, igualmente Alexander García (el profe Alex), docente de artes plásticas de Integración Social con amplios conocimientos del mundo de la bici.

El taller de bici mecánica básica, promovido por la Subdirección Local Santa Fe – La Candelaria, se realizó en el CDC Lourdes con el objetivo de motivar a los ciudadanos y ciudadanas exhabitantes de calle que se encuentran en un proceso de socialización y buscan sacar adelante su proyecto de vida.

“Queremos motivar a las personas participantes y a toda la comunidad a que hagan uso de este medio de movilidad que no emite ninguna emisión de efecto invernadero y que ayuda al buen uso del tiempo libre”, afirmó Alejandra Beltrán, referente ambiental de la entidad.

Los talleres para seguir incentivando el uso de bicicleta como medio de transporte limpio y la forma cómo se pueden resolver situaciones de emergencia, se seguirán adelantando en diferentes unidades operativas de Integración Social.

Mujeres exhabitantes de calle, empoderadas en la Semana de la Bicicleta 

  • Un grupo del Centro de Atención para Mujeres Habitantes de Calle realizó un recorrido en bicicleta por la carrera Séptima con el fin de visibilizar el trabajo que se viene adelantando en dicha unidad operativa. 

 

 

Bogotá D.C. 4 de octubre de 2021. Con camisetas blancas, casco, ropa cómoda y el entusiasmo a flor de piel, un grupo de mujeres del Centro de Atención para Mujeres Habitantes de Calle realizó un recorrido en bicicleta por la carrera Séptima, en el marco de la Semana de la Bicicleta.  

 

El objetivo de la actividad era visibilizar este espacio de Integración Social, el cual abrió sus puertas hace algunos meses a mujeres que se encuentran en situación o riesgo de habitabilidad en calle. 

 

El recorrido se inició a las 8:30 de la mañana desde la sede, en el barrio Villa Javier de la localidad de San Cristóbala las 9:00 a.m. la caravana arribó al centro de la ciudad, allí las mujeres eran las protagonistas, los transeúntes de la zona miraban con curiosidad a este grupo de mujeres con sus bicicletas anaranjadas y sus banderitas de colores 

 

Algunas saludaban a una que otra cara conocida, en una primera parada llegaron hasta las instalaciones de la entidad, en plena avenida séptima con calle 32, el grupo de mujeres valientes pararon a hidratarse mientras las recibía el subdirector para la Adultez, Daniel Mora, quien aprovechó para darles un mensaje de motivación, antes de que volvieran a iniciar su recorrido hacia el parque de los Hippies, espacio donde finalizó la actividad con un acto cultural sobre las 10:30 a.m. 

 

Además de lograr la apropiación de la bicicleta para mejorar la condición física, el manejo del estrés y la ansiedad, se busca inyectar una dosis de confianza a las personas que se encuentran en tránsito hacia la resocialización, así lo explicó Daniel Mora, subdirector para la adultez de Integración Social 

 

El funcionario agregó que “con el trabajo que hacemos a población vulnerable, mujeres habitantes de calle se suman en un proceso que están haciendo de desarrollo personal, pero también en un concepto de mujeres empoderadas” 

 

El centro de atención durante la jornada fueron las mujeres, según el profesor de artes plásticas y experto en bicicletas, Alexander García, a la gente le llamó la atención ver a un grupo de mujeres con las bicicletas decoradas y, sobre todo, porque fueron habitantes de calle las han reconocido, las han saludadose la gozaron totalmente. 

 

María Marinela Guzmán, una mujer que adelanta su proceso de resocialización en Villa Javier aseguró: Estuve súper contenta, porque no pensaba que los profes fueran a realizar una actividad tan bonita”, también recordó sus días angustiosos en las calles del barrio Las Margaritas de Bosa“Uno de mujer sufre mucho en la calle, aguantando frio y hambre, no duerme, yo duraba 72 horas despierta por el miedo que me hicieran daño. 

 

Ahora, gracias a los servicios que ha recibido por parte de Integración Social asegura que su etapa de recuperación en la entidad ha sido un éxito, “mi familia está orgullosa de mí, estamos sacando todo lo malo y estamos entrando a todo lo bueno”, concluyó la participante 

 

 

 

 

 

 

 

Un amor que nació en las calles y se fortaleció en los servicios de Integración Social

  • José Javier y Johana son dos exhabitantes de calle que se enamoraron en las calles de Bogotá y gracias a los servicios y atención que encontraron en la comunidad de vida hogar El Camino de la Secretaría Distrital de Integración Social pudieron realizar un proceso de recuperación y de inclusión social.
  • Dentro de la unidad operativa El Camino, los participantes recibieron atención psicosocial, desarrollo personal, movilización de redes de apoyo y espacios de ampliación de capacidades para la consolidación de proyectos de vida.

José Javier Aguirre y Johana Cadavid son dos ciudadanos exhabitantes de calle que, en medio de las hostilidades y la adversidad de la calle, encontraron el amor, unidos por ese sentimiento, adelantaron proceso de recuperación en la comunidad hogar de vida El Camino de la Secretaría Distrital de Integración Social.

Esta pareja realizó el proceso de recuperación dentro de los 110 cupos que hay para recibir a esta población, en medio de espacios de entretenimiento como canchas deportivas, biblioteca, área social y talleres para formación de desarrollo humano, además de acompañamiento familiar y atención con enfoque diferencial, José y Johana lograron avanzar en su proyecto de vida.

La historia de esta pareja empezó hace 11 años en una cárcel de Bogotá, él se encontraba privado de la libertad y ella visitaba al esposo de una amiga, allí los presentaron y pronto surgió una gran simpatía que, al poco tiempo, se convirtió en un inmenso amor.

Johana es bogotana, tiene 34 años, a los 13 años por rebeldía decidió huir de su hogar, José Javier nació en Manzanares, Caldas, tiene 50 años de edad y desde los 9 años se alejó de su casa, ambos conocen la rudeza y crueldad de la calle, cayeron en el consumo de sustancias psicoactivas y en prácticas como el rebusque para sobrevivir.

Recorrieron las calles con la problemática del consumo y habitabilidad en calle de la ciudad; el Cartucho, Cinco Huecos, la L, El Amparo.

Por discrepancias que involucraban otra persona, un día Johana estando embarazada decidió alejarse y poner fin a la relación, pasaron cinco años en que no supieron nada el uno del otro, José Javier había salido de prisión sin saber que Johana, su gran amor, había dado a luz una hermosa niña fruto de su relación.

Aunque sus vidas se habían separado, después de cinco años el destino los unió nuevamente, José Javier se enteró que habían tenido una hija, el reencuentro se dio cuando derribaron el Bronx, en el momento que se volvieron a ver se dieron cuenta que entre los dos no había terminado el amor y que, por el contrario, el sentimiento con la distancia creció.

Johana recuerda esos días y comenta llena de entusiasmo: “Yo la verdad no creí que lo iba a volver a encontrar, pero cuando nos volvimos a reencontrar, fue algo muy bonito, volví a sentir ese amor, esa simpatía que algún día me movió el corazón, ese día le pedí que me dejara quedar en su cuarto y desde ahí no nos hemos vuelto a separar, por otro lado, estoy muy agradecida por todo el apoyo que hemos recibido del hogar El Camino, sin ellos es muy difícil salir adelante”.

Durante un largo tiempo estuvieron viviendo en el sector de la plaza España, en el centro de la ciudad, allí cuidaban taxis y buscaban pasajeros para los trayectos, así sobrevivían, fue en este lugar donde conocieron el otro gran amor que los unió aún más, ‘la mona’ una perra Rottweiler a la que adoran y llevan a todo lugar.

Joanna y José Javier después de andar durante muchos años la calle, decidieron darse una oportunidad y aceptaron el apoyo que les brindó la Secretaría Distrital de Integración Social, ingresaron al centro para el desarrollo de capacidades La Academia, un hogar transitorio donde recibieron formación en artes y oficios, posteriormente llegaron a la comunidad hogar de vida El Camino donde iniciaron un proceso de recuperación.

Nilson Isnaldy Gutiérrez, líder de la comunidad hogar de vida El Camino aseguró, “El Camino es una de las modalidades del proyecto Implementación de estrategias y servicios integrales para el abordaje del fenómeno de habitabilidad en calle en Bogotá, desde aquí ofrecemos oportunidades para la dignificación e inclusión de las y los ciudadanos habitantes de calle, con atención para el desarrollo personal, movilización de redes de apoyo y ampliación de capacidades, le apostamos a brindar apoyo para la construcción de proyectos de vida”.

Ambos cuentan con red familiar, gracias a ello, la mamá de Johana cuida a su hija y aunque ambos ya salieron de El Camino José Javier expreso: “Aquí hemos aprendido a respetarnos como personas, a apreciar la vida, estamos muy agradecidos, a todos los profes y profesionales por lo mucho que nos han ayudado, sin ellos es imposible salir adelante, creemos que hay futuro para nosotros, sabemos que no es fácil, pero nuestro propósito es claro, seguir adelante, superar esas cosas que nos detienen y buscar un mejor futuro”.

Página 1 de 41

Noticias Recientes

Territorio 19 Octubre 2021

41.068 personas migrantes han sido atendidas en los servicios de Integración Social en lo corrido de 2021

41.068 personas migrantes han sido atendidas en los servicios de Integración Social en lo corrido de 2021
•​La Secretaría Distrital de Integración Social ha atendido...
Territorio 19 Octubre 2021

Integración Social, una puerta de entrada para los migrantes, refugiados y retornados en Bogotá

Integración Social, una puerta de entrada para los migrantes, refugiados y retornados en Bogotá
• El Centro Distrital de Integración y Derechos a Migrantes...
Familia 16 Octubre 2021

Novedosa estrategia de los Centros Proteger: mejor opción para fortalecer lazos afectivos en familia

Novedosa estrategia de los Centros Proteger: mejor opción para fortalecer lazos afectivos en familia
Estrategia de fortalecimiento familiar otorga reconocimient...