Secretaría Distrital de Integración Social

A- A A+

“Yo respiro otro ambiente desde que ingresé a Centro Día”: Rosalba Ramos

 

 
Bogotá, agosto 13 de 2018. Con estas palabras Rosalba Ramos, una cundinamarquesa de 62 años, describe su paso por los Centros Día, y cómo el servicio social de atención integral a las personas mayores ha transformado su forma de vivir la vejez.

Rosalba se considera una mujer ‘echada para adelante’. En su juventud trabajó en el campo cogiendo café. Es madre de cuatro hijos y la menor de 13 hermanos; puntual, carismática, disciplinada y fiel creyente en Dios.

Vive en la Alquería, en una casa familiar donde se la pasaba la mayor parte de su tiempo, lo que en ocasiones era una desventaja debido a que como lo manifiesta ella, "mantenía bastante desinformada y ocupada haciendo los oficios de la casa".

Rosalba no era consciente que la vida iba pasando y estaba desaprovechando aquellos servicios que presta la Alcaldía de Bogotá para beneficiar a las personas mayores y ayudarles a mejorar su calidad de vida. Por fortuna, su madrina de matrimonio le comentó sobre el Centro Día ‘Andares’ ubicado en la localidad de Kennedy, le dijo que era un lugar formidable y que allí se iba a distraer, iba a aprender y a darle un sentido a su vida.

A pesar de las buenas referencias que escuchaba sobre este lugar, erróneamente pensaba que los Centros Día eran lugares parecidos a los ancianatos, donde solo asistían aquellos adultos mayores con determinado grado de dependencia. Sin embargo, decidió darse la oportunidad de vivir una experiencia nueva y asistió en un viernes de ocio a este espacio, donde jamás pensó encontrar todo aquello que necesitaba para ser feliz, distraer su mente y sentirse rejuvenecida.

Luego de entrar, conocer y sentirse acogida por los profesionales de la Secretaría Social que allí trabajan, ya no se quería marchar. Se dio cuenta que es un "lugar muy especial", donde les enseñan la manera adecuada de alimentarse, a cuidarse, quererse y levantar la autoestima, la manera de comportarse con la familia, entre muchas otras cosas.

Pues, Rosalba hace énfasis en que "cuando uno pasa los 50 años piensa que hasta ahí le llegó la vida y que ya está viejo para hacer otras cosas, pero aquí le enseñan a uno que no es así y cambia ese pensamiento; aquí nos hacen tomar conciencia y entender que la vejez es importante, que es el momento apropiado para vivir y disfrutar aquello que tal vez no se hizo en la juventud".

Por ello, estando en Centro Día ha mejorado su salud, su presentación personal, la forma de ver la vida y tratar de estar activa todos los días; dado que cuando estaba en su casa anhelaba encontrar y llegar a un lugar así donde “más allá de estar pendiente de mis hijos y mis nietos, pudiera estar pendiente de mí, pensar en mi bienestar y aquello que puedo hacer para mejorar mi calidad de vida; para tener una vejez digna, feliz y activa”, dice Rosalba con sentimiento.

Fue una experiencia significativa que le cambió la vida, estando ahí lograba olvidar por unas cuantas horas los problemas económicos, familiares o de salud que en ocasiones la agobian; razón por la que invita a las personas mayores a hacer parte de este tipo de proyectos, porque "desde que uno ingresa a los Centros Día respira un ambiente diferente".

Y no solo eso, allí hizo bastantes amigas y amigos que le aportaban a su vida, hace referencia a los profesionales que siempre son atentos, respetuosos, afectivos; que sin importar la hora están dispuestos a escuchar, comprender y dar un consejo en el momento oportuno. De ese modo, todos los aprendizajes obtenidos en el Centro Día los ha ido aplicando en su vida diaria.

Con alegría expresa que “estos espacios son una bendición de Dios ya que a esta edad el encierro lo va a acabando a uno”. Lo que más le gustó del Centro Día fue el ejercicio, interactuar y socializar con las otras personas, lo que ha hecho que ahora sea una persona más extrovertida, logrando ocupar su tiempo libre, realizando actividades que aportan a su mejoramiento continuo.

Hoy en día, después de haber vivido más de medio siglo, tiene una vida más activa y satisfactoria; su vida ya no está basada en la monotonía, ha puesto en práctica la actividad física y tener una alimentación saludable.

En sus ojos y su forma de hablar se ve la alegría que siente de haber sido parte del Centro Día ‘Andares’, por lo cual hizo una grata invitación. “A todos aquellos que no tengan un motivo en su casa para sentirse vivos y satisfechos, tengan un problema, se sientan encerrados o sientan que se les está yendo la vida, los invito a venir y ser felices aquí”.

Cabe destacar que su paso por el Centro Día fue de gran ayuda porque de allí salió una Rosalba nueva, que tiene ganas de seguir viviendo y construyendo una vejez tranquila para ser 100 por ciento feliz.

Todo esto, gracias al desarrollo de este tipo de iniciativas planteadas y ejecutadas por la administración del alcalde Enrique Peñalosa, donde se logra la inclusión y pro actividad de los adultos mayores en la sociedad, construyendo así, una ‘Bogotá Mejor Para Todos’.
 

 
 
Facebook

Noticias Recientes

Familia 14 Mayo 2022

Bogotá celebra este 15 de mayo el Día de la Familia con una feria de servicios en el Parque el Tunal

Bogotá celebra este 15 de mayo el Día de la Familia con una feria de servicios en el Parque el Tunal
La celebración de esta fecha se realiza a nivel internacion...
Juventud 13 Mayo 2022

Dos jóvenes del programa Parceros por Bogotá ganan beca para estudiar, virtualmente, en Universidad de España

Dos jóvenes del programa Parceros por Bogotá ganan beca para estudiar, virtualmente, en Universidad de España
El acompañamiento y asesoría de las y los profesionales de...
Familia 13 Mayo 2022

En Bogotá, ‘SaludableMENTE nos cuidamos en familia’

En Bogotá, ‘SaludableMENTE nos cuidamos en familia’
El 15 de mayo es el Día Nacional de la Familia, declarado p...