Secretaría Distrital de Integración Social

Facebook Twitter YouTube Escudo Colombia
A- A A+

Rita la mujer, con discapacidad, que se forjó una vida sin limitaciones

 
Bogotá, septiembre 29 de 2017. Cada vez que llega Rita a la subdirección local de Barrios Unidos se siente un ambiente diferente. Tal vez por su forma directa de hablar, matizada con un sarcasmo inteligente y con pequeñas dosis de humor negro que generan en quienes la escuchan risas y carcajadas.

Rita, lleva cerca de ocho años prestando sus servicios profesionales para la Secretaría Distrital de Integración Social. Primero como psicóloga en los Centros Crecer de Bosa y Usme con niños con discapacidad cognitiva, luego en el proyecto de discapacidad, ‘Cuidando Capacidades’ y más recientemente en el proyecto LGBT ‘Distrito Diverso´’.

De manera franca y espontánea, Rita Peña Barbosa abre su corazón y cuenta cómo rompió las barreras de la discapacidad y se preparó para asumir la vida con valentía.

Nació en Vélez, Santander, hija única del segundo matrimonio de su madre con un hombre 20 años más joven que ella. Rita afirma que “fue fruto del amor y de la pasión, una combinación de experiencia y vitalidad”. Con esa misma franqueza cuenta que a los cinco años le dio poliomielitis, una enfermedad viral que afecta el sistema central nervioso y que destruye las neuronas motoras, lo que genera debilidad muscular por lo que fue traslada al Instituto de ortopedia infantil Roosevelt, en Bogotá, donde fue tratada durante un año y medio. Cuando regresó a su casa, Rita no se podía ni sentar y los médicos le diagnosticaron que estaría postrada en una cama de por vida. Sin embargo, su mamá trató de hacerle la vida más amable. Sin conocimiento alguno de cómo lidiar con la enfermedad de su hija, se preocupó porque ella aprendiera a defenderse en la vida. “Nadie nos orientó. De manera instintiva aprendí a caminar y a movilizarme”.

Cuando Rita cumplió nueve años su madre decidió enviarla a cursar la primaria en la escuela del pueblo. “Mi mamá me llevaba cargada hasta la escuela y me recogía todos los días”. Rita nunca sintió discriminación por su condición, es más, fue la consentida de sus compañeros, que la ayudaban a treparse por todos lados. Rita se caracterizó por ser una niña muy inquieta y sin temores. “La discapacidad no era un problema, porque yo no lo veía como una barrera”, asegura con firmeza. .

Rita continuó sus estudios en el colegio interno femenino Normal Antonia Santos, en Puente Nacional. Allí estudió hasta séptimo grado, ya que Rita le pidió a su madre que la retirara, porque no la dejaron elegir el énfasis pedagógico, sino que tenía que conformarse con terminar el Bachillerato académico por su condición. Ante esa situación, su madre la envió a un internado en Viota (Cundinamarca). No pasó mucho tiempo y la inquieta Rita fue expulsada del Colegio, por mal comportamiento. “Nunca tuve un límite, mi mamá me dio mucha libertad, porque ella pensaba que ya era suficiente con mi discapacidad, pero las monjas no pensaban igual y no podían soportarlo”.

Entonces, Rita llegó a Bogotá en 1989 a vivir con una hermana, para terminar el bachillerato. Para Rita todo en esta ciudad era sorprendente, ya que ella no conocía las discotecas, ni esa vida de noche, así que a sus compañeros les encantaba llevarla a todos lados, porque ella disfrutaba de todo cuanto conocía. La vida al comienzo en Bogotá no fue para nada fácil, pero para ella no existía obstáculo que no pudiera superar. “Me trepaba en los buses sola, agarrándome a la vida en este monstruo de ciudad. Fue muy duro, pero yo no me rendía con nada”. Al final terminó de estudiar en un colegio diurno, ubicado en la calle 45 con séptima.

Su primer trabajo fue como cajera en un almacén de adornos. Comenzó a estudiar Ingeniería de sistemas y alcanzó a graduarse de Tecnóloga. Sin embargo, no terminó, porque se dio cuenta que no le gustaba. Al cabo del tiempo, cuando llegó a trabajar como asistente en la Universidad Antonio Nariño, decidió estudiar psicología. Allí se matriculó a un plan becario ya que no tenía mucho dinero y además ahora estaba con Sofía, su hija. La situación estaba muy complicada para ellas, por eso Rita se consagró al estudio para mantener el promedio en 4.7 exigido por la Universidad. El esfuerzo valió la pena, ya que logró graduarse con honores.

Durante la administración de Luis Eduardo Garzón, alcalde mayor de Bogotá, Rita se quedó sin trabajo y era la única que sostenía el hogar, situación que llevó a acercarse hasta la subdirección de Chapinero, donde conoció a Ester Miranda, quien la invitó a inscribirse a un programa donde daban mercado y ayudas. Rita le aclaró que ella no quería un mercado, quería que la emplearan como psicóloga. Fue así como Mercedes del Carmen, subdirectora de la Secretaría de Integración Social, la contrató para trabajar en el Centro Crecer de niños con discapacidad cognitiva en Bosa. “Allí duré cerca de 5 años, hasta que sufrí un terrible accidente de tránsito del cual casi no me levanto”.
Luego de la recuperación solicitó traslado a Chapinero, pero no había vacantes así que terminó en Usme. Allí trabajó por un año. Después en las subdirecciones de Barrios Unidos-Teusaquillo y Tunjuelito. Llegó a la subdirección como gestora local de Barrios Unidos al Proyecto ‘Distrito Diverso’. “Quería conocer otras personas, otra población, me siento muy contenta en este proyecto”.

Rita se confiesa como una mujer alegre que ha disfrutado de la vida. “He viajado, bailado, cantado, creo que solo me falta montar en parapente, visitar varias partes del mundo y conocer el mar”, sentencia entre risas.
 

 
 
Facebook

 
Noticias Recientes
Adultez 18 Septiembre 2020

Tras 50 años de habitar la calle, Gustavo Castillo llegó a un lugar digno donde celebra su vida

Tras 50 años de habitar la calle, Gustavo Castillo llegó a un lugar digno donde celebra su vida
• Durante la pandemia, la Secretaría de Integración Social...
Seguridad Alimentaria 18 Septiembre 2020

Interpretar el etiquetado de los alimentos influye directamente en la salud de la familia

Interpretar el etiquetado de los alimentos influye directamente en la salud de la familia
• Del 21 al 25 de septiembre se con memora la Semana de háb...
Infancia y Adolescencia 17 Septiembre 2020

‘Súper STI’, la heroína que defiende los derechos de niños, niñas y adolescentes en Engativá

‘Súper STI’, la heroína que defiende los derechos de niños, niñas y adolescentes en Engativá
• Corredores de la Calle 72 con Avenida Boyacá, la Plaza de...
Footer