Secretaría Distrital de Integración Social

Facebook Twitter YouTube Escudo Colombia
A- A A+

“Cargando hierro, cemento y ladrillo soy una mujer que hago historia”

 

 
Bogotá, 6 de marzo del 2020. A punta de echar pica y pala, pulir pisos, armar andamios, cargar cemento, varillas, arena… Rosalba se ha convertido en una mujer aguerrida, fuerte y de armas tomar.

Es la única mujer albañil en la obra de construcción del jardín infantil en Altos del Virrey de la localidad de San Cristóbal, donde sus compañeros la respetan y admiran por la rudeza para echarse al hombro no solamente los materiales pesados, sino también la responsabilidad de ser madre soltera.

La obra en la que trabaja beneficiará a 300 niños y niñas de la localidad. "Me alegra saber que con mis manos aportaré a la construcción de esta obra tan bonita que le va a servir a muchas familias y niños. Con todo lo que he vivido y superado, me siento contenta de hacer historia con mis manos en este jardín infantil de Bogotá", cuenta sonriente Rosalba.

Pero trabajar en la albañilería no ha sido su único reto. A Rosalba Medina Niño la vida le ha tocado duro. Tiene 44 años, y es madre de 4 hijos. Uno de ellos falleció a causa de un accidente casero en medio de una riña con su expareja. El hombre la acusó de asesinato y fue condenada a 28 años de prisión. Estuvo en la cárcel 11 años, pero es un delito que –dice ella- no cometió.

"Le pido a la sociedad que no juzgue. Nunca le haría daño a mi propio hijo, lo que ocurrió fue un accidente que llevaré con dolor en mi corazón para toda la vida".
 
 

Mientras cuenta su historia se le escapan algunas lágrimas y se ahoga con sus sollozos: le duele recordar el ayer.

Fue abusada sexualmente a los 8 años de edad y a partir de ese momento la vida se le presentó cruel. Se fue de casa directo al Cartucho, donde la recibió el jefe de una banda dedicada al narcotráfico, quien la reclutó como vendedora de droga. Era lista, y siempre lograba escabullirse de la policía. Fue la maternidad la que la hizo abandonar la vida en las calles.

"Hay personas que nacen con estrellas y otras como yo nacimos estrelladas. Pero aquí estoy luchando por salir adelante y darle bienestar a mi muchacho", dice refiriéndose a su hijo menor, de 13 años, con el que vive.

Tras su salida de la penitenciaria la rechazaban. Tuvo que comer desperdicios de la calle, dormir debajo de puentes o donde le llegara la noche. Luego barrió calles, hizo aseo en casas de familia, fue mesera y lavó platos por 5.000 pesos diarios.

Cuando vio que en su barrio estaban construyendo un jardín infantil quiso medírsele al reto. Se presentó con su hoja de vida y ahora es una trabajadora de la Secretaría de Integración Social. Es el sustento que le da para sobrevivir.

"Yo ya voy para abajo pero mi hijo va para arriba. Y seguiré también apoyando a mis hijas -que ya tienen su hogar- Soy una guerrera, estoy hecha de hierro y me siento muy orgullosa de ser la única mujer albañil en este jardín”.   

 
Facebook

Noticias Recientes
Infancia y Adolescencia 04 Agosto 2020

Lactancia materna aporta en la construcción de un planeta sostenible

Lactancia materna aporta en la construcción de un planeta sostenible
• La leche materna aporta a la sostenibilidad del planeta y...
Adultez 04 Agosto 2020

Hogar para habitantes de calle Bakatá se alista para recibir de nuevo a sus usuarios

Hogar para habitantes de calle Bakatá se alista para recibir de nuevo a sus usuarios
• Después de superar un brote de Covid-19 el centro retomar...
LGBTI 04 Agosto 2020

Más de mil apoyos humanitarios se han brindado a personas LGBTI en Bogotá

Más de mil apoyos humanitarios se han brindado a personas LGBTI en Bogotá
• En la última semana de julio se entregaron 300 ayudas ali...
Footer