Secretaría Distrital de Integración Social

Secretaría Distrital de Integración Social

A- A A+

A Daniel, el arte de amar lo sacó de las calles

  • A sus 16 años, es uno de los adolescentes atendidos por los Cetros Amar en Bogotá. “A los papás que están trabajando con sus hijos en las calles, yo les digo que busquen un Centro Amar o le recomiendo el de Candelaria que es muy chévere, es muy divertido y uno aprende muchas cosas. Lo chévere es que uno aprende a dejar la calle y todas esas vainas”, expresa Daniel.
  • Los centros amar atienden a niñas, niños y adolescentes en trabajo infantil o encierro parentalizado. Estos espacios cuentan con equipos humanos de artes, música y estrategias pedagógicas y diseñan momentos culturales, artísticos, de nutrición y de salud.
  • “Aprendo de todos, todos los días, genero umbrales y ellos siempre los superan. Lloro de felicidad, orgullo, paso de ser el profe de música a hacer casi como el papá o alguien así. Cada logro de ellos yo lo vivo; he aprendido a ser feliz con ellos”, dice el profe de música.
  • Con el eslogan “Más artes, menos trabajo infantil”, será lanzado próximamente el concurso “Amar tiene talento” para visibilizar y potenciar el talento de niñas, niños y adolescentes, participantes de los Centros Amar de la Secretaría de Integración Social.

Bogotá, D.C., junio 12 de 2023. La mirada esquiva y su nerviosismo para empezar este diálogo contrasta con su fluido desempeño en el escenario. Es Daniel Esteban Erazo, un joven artista que, con una impresionante agilidad en sus manos, hace retumbar la tambora, convirtiéndose en un “cómplice” del derroche de alegría que produce la banda Sisi Rockers, de uno de los 13 Centros Amar del Distrito.

A pocos minutos de su presentación, Daniel, recorre el auditorio y logra sentarse en una silla. Desde allí lo vemos un tanto intranquilo, pues está a punto de brillar, junto a las niñas y niños que pondrán a cantar y bailar a un público convocado para abordar uno de los temas que más preocupa a la sociedad: El trabajo infantil.

 A sus 16 años, este joven de piel trigueña, oriundo del departamento de Nariño, está en una veloz carrera por terminar sus estudios de bachillerato. “Actualmente, estoy en un estudio acelerado, cursando a la vez octavo y noveno en el colegio la Candelaria”, dice Daniel, pues algunas dificultades en su hogar han retrasado su proceso académico.

El tiempo en que no está en el colegio, Daniel lo pasa en el Centro Amar Candelaria. Y es, en este espacio, en el que, junto a sus tres hermanos menores, están al cuidado de las profesionales del Centro, que alberga a 79 niñas, niños y adolescentes, entre los 6 y 17 años, en medio de un entorno protector que les permite disfrutar del juego, de la música, del arte y de una comida balanceada, mientras sus padres trabajan, especialmente, en el sector de las ventas informales.

“Yo me siento muy feliz en el Centro Amar, ahí me han aceptado mucho como si fuera parte de la familia de ellos”, señala Daniel, ya un poco más tranquilo con esta entrevista y agrega: “Aprendí a dejar la grosería y, ya casi, no salgo tanto a la calle que era lo que más me gustaba”.

Aunque titubea un poco al recordar el tiempo que lleva en este Centro, sí, dice con mucho énfasis en que lo recomienda a todos las niñas y los niños que están en la calle con sus padres. “Nosotros manteníamos en la calle, cuando mi mamá salía a trabajar y no le hacíamos caso, y, ahora, los fines de semana, cuando no estamos en el Centro Amar y mi mamá trabaja, ya no estamos en la calle como antes”.

Su llegada a este Centro, lo recuerda con mucha claridad la coordinadora, Alexandra Meza. “Daniel es uno de nuestros niños que fue identificado por los compañeros que acompañan el proceso, y llega al Centro Amar por estar en condición de acompañamiento laboral”, cuenta esta profesional y añade: “A partir de sus procesos que lleva y el acompañamiento pedagógico que sufre con sus compañeros, pues, empiezan los pedagogos a identificar sus habilidades. Es cuando vemos que tiene actitudes y aptitudes para las artes y para la música”.

Y, fue precisamente el profesor Alexander Gallego quien descubrió estos dotes de artistas que corren por las venas de Daniel. Para este profe, como lo llaman los integrantes de la banda, la música es como herramienta para reparar las fragilidades sociales.

“Han sido tan bonitos los procesos que he podido lograr como Sisi Rockers y, con ellos, han logrado un empoderamiento de ellos mismos y de su espacio. Con esto, ellos aprenden a trabajar en grupo y a resolver sus conflictos; ensamblar en música no es fácil, es un trabajo de equipo. Esto les ayuda a proyectarse, porque muchas veces, llegan sin proyectos de vida, con el chip que hay que seguir lo mismo que los papás, la idea es darles una nueva visión y que su vida cambie de una manera positiva para la sociedad”, indica Alexander.

Incluso, explica, que con estos procesos artísticos “se ven sus cambios actitudinales, se ve el empoderamiento, se ven sus procesos de disciplina, es un ejercicio de estar todos los días ensayando, trabajando y es donde empiezan a lucirse en sus trabajos artísticos”.

Las visitas a parques y las practicas con los profesores son para Daniel, los espacios que más disfruta y, con una expresión de afecto, dice: “El profesor de música nos aconseja mucho, el profesor de artes nos pone a dibujar. A mi me gusta mucho el dibujo y estoy aprendiendo”. 

“A mí me ha gustado la batería, es mi sueño tocarla y quiero aprenderla a tocar bien, pero cuando estoy cerca a ella me da como nervios y mucha pena cuando hay muchas personas”, manifiesta Daniel ya listo a lucirse en una nueva presentación, junto a su profe de música y a sus compañeras y compañeros de la banda.  

Si la música para él es su mayor diversión, su madre es la fuente de inspiración. Antes de subir a “comerse un escenario”, Daniel deja ver la intensidad de sus ojos marrones y con una expresión de afecto dice: “El mensaje a mi mamá es que la quiero mucho, que siga luchando, ayudándonos hasta donde pueda que nosotros, cuando seamos más grandes, le vamos ayudar a ella también”.

Esta banda espera participar, el próximo 13 de junio, en el concurso “Amar tiene talento” con el eslogan “Más artes, menos trabajo infantil”, cuyo objetivo es el de visibilizar y potenciar el talento de niñas, niños y adolescentes, participantes de los Centros Amar, a través de presentaciones musicales, de danza, de artes plásticas y teatro con las que se visibiliza el proceso pedagógico desarrollado en este servicio de la Secretaría de Integración Social.

Noticias Recientes

Territorio 17 Mayo 2024

Próximamente, la comunidad de Suba tendrá un nuevo Centro de Desarrollo Comunitario en Tibabuyes

Próximamente, la comunidad de Suba tendrá un nuevo Centro de Desarrollo Comunitario en Tibabuyes
• Con una inversión de aproximadamente $40,938 millones, la...
LGBTI 17 Mayo 2024

Día Internacional contra la Homofobia, la Bifobia y la Transfobia

Día Internacional contra la Homofobia, la Bifobia y la Transfobia
• Hace 34 años, en 1990, la homosexualidad dejó de ser cons...
Infancia y Adolescencia 16 Mayo 2024

“Jumbao un Abrazo con Tumbao”, la nueva propuesta artística del Centro Abrazar

“Jumbao un Abrazo con Tumbao”, la nueva propuesta artística del Centro Abrazar
• Esta propuesta artística de batucada itinerante es utiliz...