Secretaría Distrital de Integración Social

A- A A+

Talleres en el Centro Amar Engativá para prevenir la violencia sexual contra niños y niñas

 

 
Se busca que identifiquen la importancia del cuidado del cuerpo, la relevancia que tiene la confianza en la familia y que padres y cuidadores reconozcan los riesgos que hay en la casa y en el entorno.
.
Bogotá, D.C., 23 de noviembre de 2020. La violencia sexual contra niños y niñas se incrementó 18,4% (8.474 casos) en el 2019, en comparación con 2018. Así lo estableció el Observatorio de Salud de Bogotá. Según Medicina Legal, durante el 2020 se han practicado 13.528 exámenes por violencia sexual, lo que representa el 28% de todo el país.

En ese panorama, el Centro Amar Engativá y el proyecto ‘Prevención de Maternidad y Paternidad Temprana’ realizaron talleres virtuales con familias para que niños y niñas identifiquen la importancia del cuidado del cuerpo y la relevancia que tiene la confianza en la familia. Además, para que los padres de familia y cuidadores reconozcan riesgos que pueden tener en la casa y en el entorno más cercano.

Con el apoyo del equipo psicosocial de Centro Amar y la referente del proyecto ‘Prevención de la Maternidad y Paternidad Temprana’, se diseñaron cinco sesiones interactivas y una cartilla virtual. Participaron niños, y niñas entre 6 y 10 años, acompañados de sus padres o cuidadores. También participaron los ‘Héroes de la Superliga’ para hacer más entretenidos los contenidos y lograr calar con mayor impacto en las familias.
 
 

Al terminar cada taller las familias veían un video relacionado con el tema. Posteriormente, resolvían un cuestionario en el cual se describen situaciones de la vida diaria. A manera de tarea en el hogar, los cuidadores elaboraban un video casero que les hacían a los niños y niñas en el cual contestaban las preguntas.

Elena Rodríguez es la mamá de Erick Duvan Poloche, un niño con discapacidad. Comenta que lo más destacado es que su hijo “aprendió a reconocer las partes públicas y privadas de su cuerpo con los ejercicios prácticos que nos dejaron en casa. Él ya sabe cómo actuar en caso de acoso o si algún adulto pretende agredirlo. Fue un aprendizaje muy valioso”.

Unos de los temas de mayor relevancia fueron “Cuido mi cuerpo” y “Las partes de mi cuerpo”. Se insistió en que nadie les tocar las partes íntimas. Que hay caricias que les hacen sentir bien y otras que les hacen sentir mal. Cuando esto ocurra, deben decirlo. Así se genera confianza para que comuniquen aquellas situaciones que no les agraden, para que hablen sin miedo y sin vergüenza.

Talleres vivenciales

Los talleres contienen tres temáticas principales. Uno es “Mi cuerpo”, en el cual aprenden a distinguir las partes públicas y las partes privadas, qué derechos tengo y cómo deben cuidar su cuerpo física y emocionalmente.

La segunda actividad es “Los secretos”, cuáles se pueden contar, cuáles se deben guardar, cuáles hacen daño y cuáles no. Posteriormente, la familia contesta unas preguntas que la lleven a reflexionar sobre situaciones reales y cómo actuar ante ellas. Por ejemplo, “el amigo de mi hermano me da un beso a solas y me dice que es un secreto. ¿Tú qué harías?”. El propósito es que niñas, niños y familias sepan qué hacer y a dónde acudir en situaciones de riesgo.

La última actividad es “Prevención de las violencias”. En ella se describen los tipos de violencia física, emocional y sexual. Con ejemplos de situaciones reales se identifican las formas de violencia y a quién pedir ayuda en caso de agresión. Se deja claro que existen números de contacto para pedir apoyo en el ICBF, en la Secretaría de Salud y en las comisarías de familia.

Luz Asunsolo, sicóloga de Centro Amar, indica “este trabajo de prevención llegó muy bien a las familias, porque los orientamos con algo práctico y vivencial, con un lenguaje cotidiano y exponiendo situaciones de la vida real que le pueden ocurrir a cualquier niño o niña. Fue un trabajo articulado con la referente del proyecto de ‘Paternidad y Maternidad Temprana’ que nos dejó muy satisfechos por la acogida de las familias, porque les dimos herramientas valiosas para enfrentar situaciones de riesgo”.

Al finalizar el taller, las familias recibieron una cartilla virtual que recoge las actividades desarrolladas, con ejercicios prácticos para hacer en familia. Además, recomendaciones para fortalecer los vínculos familiares, reforzar y crear lazos de confianza para proteger a niños y niñas de los peligros de la violencia sexual infantil.
  

 
Facebook

‘Aprendamos con la Profe Lora’ irá hasta el 21 de noviembre

 

 
● ‘Aprendamos con la Profe Lora’ es una propuesta virtual que llevó a cabo la Subdirección para la Infancia a través de la Estrategia ‘Atrapasueños’.

● Entre julio y noviembre se realizaron cinco encuentros virtuales con 32 familias en proceso de reintegración y reincorporación.

● El objetivo de aprender con la Profe Lora fue crear espacios protectores para niñas, niños y adolescentes con el propósito de mitigar el riesgo de situaciones de violencia al interior de los hogares.

Bogotá, 19 de noviembre. Con balance positivo se dará cierre este próximo 21 de noviembre a ‘Aprendamos con la Profe Lora’, una innovadora propuesta de atención psicosocial virtual, creada por la Estrategia ‘Atrapasueños’ de la Secretaría Distrital de Integración Social (SDIS), liderada por Xinia Navarro.

El objetivo fundamental de esta propuesta, articulada por la Agencia Nacional para la Reincorporación y la Normalización (ARN), se enfocó en fortalecer el rol protector de las familias desde el arte, la pedagogía y la lúdica, promoviendo el cuidado y autocuidado emocional de los niños, niñas y adolescentes víctimas del conflicto armado y de la población excombatiente.

Fueron cinco encuentros virtuales mensuales, realizados entre julio y noviembre, en los que participaron, un promedio de, 32 familias en proceso de reintegración y reincorporación.

Esta construcción colectiva entre estas dos entidades permitió que las familias en procesos con la ARN en Bogotá reflexionaran sobre la importancia de generar espacios protectores para niñas, niños y adolescentes, en medio de la coyuntura de salud pública generada por el virus del COVID-19, con el propósito de mitigar el riesgo de situaciones de violencia al interior de los hogares.

Desde la virtualidad se logró la participación de cada núcleo familiar, a través de actividades que promovieran prácticas de buen trato y de ejercicios de memoria, paz y reconciliación.

Así mismo, se evidenció la importancia del diálogo y el respeto por la diferencia. También se enfatizó en la necesidad de generar espacios de juego y buen uso del tiempo libre en medio del confinamiento.

Adriana Poveda Reyes, Líder de la Estrategia Atrapasueños explicó “con Aprendamos con la Profe Lora, nos reinventamos desde la virtualidad para la atención psicosocial de las familias ARN, desarrollando encuentros con enfoque diferencial por ciclo de vida”.

Por su parte Eunice Esquivia, coordinadora del grupo territorial Bogotá, de la Agencia para la Reincorporación y Normalización, señaló “venimos trabajando con la Secretaría de Integración Social en el impulso de acompañar a las familias que se encuentran en el proceso de reintegración y reincorporación que lideramos desde la agencia”.

Y agregó “Esta estrategia ha permitido que se utilicen los medios virtuales para que de manera lúdica y pedagógica mejoremos competencias en pautas de crianza en un ambiente tranquilo, y se generen también herramientas para los papás, para que puedan realizar un acompañamiento escolar a sus hijos”.

Nubia Stella Rincón, Asesora de Ruta de la Agencia para la Reincorporación y Normalización expresó “La idea era fortalecer a los niños, niñas y adolescentes, y darles un respiro, de una u otra manera, a las familias a través de este encuentro mensual”.

‘Aprendiendo con la Profe Lora’ se constituyó en una herramienta fundamental para garantizar los derechos de los niños, niñas, adolescentes y sus familias, afianzándose como una apuesta de construcción de paz para Bogotá. 
  

 
Facebook

Se verifican lineamientos para el regreso a clases de jardines infantiles privados

 

 
• La Secretaría Distrital de Integración Social (SDIS) avanza en la verificación de los lineamientos para el regreso a clases de jardines infantiles privados, en el marco de la llamada Atención Integral a la Primera Infancia (AIPI).

Bogotá, 6 de noviembre. La Secretaría Distrital de Integración Social, liderada por la doctora Xinia Navarro, avanza en la verificación de los lineamientos para que las niñas y los niños de los jardines infantiles privados puedan regresar a clases presenciales.

Los jardines infantiles que deseen llevar a cabo la reapertura deberán, primero registrarse en el siguiente enlace: www.integracionsocial.gov.co, allí buscan el vínculo para la inscripción y presentar las estrategias y protocolos de bioseguridad que implementarán en su establecimiento educativo.
 
 

Posteriormente recibirán un número que le confirmará el registro. Esto es revisado por la Secretaría de Salud quien emite un concepto de viabilidad de la reapertura y es enviado a la Secretaría de Integración Social.

Para los centros con enfoque de Atención Integral a la Primera Infancia (AIPI) y el servicio de preescolar en el Distrito, se deben registrar en la página de Integración Social y en la plataforma de la Secretaría de Educación del Distrito. La información será revisada por la Secretaría Distrital de Salud y se dará un concepto de viabilidad de reapertura.

Las Secretarías Distrital de Integración Social, de Salud o la de Gobierno realizarán visitas aleatorias de verificación del cumplimiento de los lineamientos de bioseguridad contemplados en el AIPI, previo aviso a la institución educativa a evaluar para realizar su efectiva realización y así brindar condiciones apropiadas para las niñas y niños que se reincorporen a clases.
 

 
Facebook

1.446 hogares de Usme se benefician con el servicio Creciendo en Familia

 

 
Entre sus componentes está el programa de bonos canjeables por alimentos dirigido a mujeres gestantes y a niños y niñas menores de 2 años. La mayoría son madres jefas de hogar.

Bogotá D.C., 17 de noviembre de 2020. El bono canjeable por alimentos del servicio Creciendo en Familia, de la Secretaria Distrital de Integración Social (SDIS), hace parte del acompañamiento permanente a los hogares beneficiados en la búsqueda de garantizar el crecimiento adecuado de los niños y niñas.

A través de visitas domiciliarias y reuniones grupales, se hace seguimiento al estado nutricional de los pequeños y las mujeres gestantes. Se involucra al núcleo familiar en la construcción de redes de apoyo comunitario en la caracterización para identificar el territorio y los servicios a los que pueden acceder.

En medio de las afugias económicas por la pandemia, la ayuda ha sido oportuna. “Me ha servido mucho porque el único que trabaja es mi esposo lo hace esporádicamente en lo que salga”, señala Jenni Roa, beneficiaria del programa. Ella ingresó a los ocho meses de embarazo y lleva dos años recibiendo este apoyo del Distrito.

El programa a 1.446 hogares de la Localidad de Usme. Entre las personas que resultan beneficiadas hay 106 madres gestantes con problemas de bajo peso que reciben apoyo nutricional adicional mediante un convenio con la Fundación Éxito.
 

El bono canjeable por alimentos, como carne, pollo, frutas y verduras, se ha convertido en un oxígeno para los niños y sus hogares en estos meses. Es el caso de Cindy Paola Ramos, habitante del barrio Bolonia, quien se beneficia del programa desde que su hijo tenía un año. “E l bono es una ayuda, porque cuando uno o el esposo no tiene trabajo es un apoyo en la alimentación del niño”, dice.

Las condiciones son diferentes para la mayor parte de las mujeres beneficiarias. “Una de las mayores características de nuestro servicio es que tiene muchas mujeres en jefatura femenina”, expresa Carolina Morantes, coordinadora del programa Creciendo en Familia en la Localidad de Usme. “Muchas trabajan en costura y al destajo, por lo que los recursos económicos son insuficientes para el sostenimiento de su hogar”, agrega.

Otro de los ejemplos es el de Ani Yulieth Charrasquiel, desplazada del Urabá antioqueño. Es madre cabeza de hogar y tiene una niña con discapacidad y que es su principal motivo de vida. Llegó a la Localidad de Usme para buscar nuevos horizontes. A los pocos meses quedó embarazada. Nació su hija, pero dos tumores en sus ojos le arrebataron la visión a la niña cuando apenas tenía 10 meses de nacida. En ese momento, el programa ‘Creciendo en Familia’ comenzó a apoyarla con el bono alimenticio. “Ha sido de mucha ayuda porque soy madre soltera, no tengo trabajo estable, no vivo con el papá de la niña y pago arriendo”, indica Ani Yulieth, quien esporádicamente trabaja en la confección a destajo.

La ayuda del bono alimentario le permite dedicarse buena parte del día al cuidado de su hija. “Gracias al tiempo que tengo con ella, la niña ha evolucionado muy bien y es prácticamente independiente: come, se viste, va al baño y se empiyama solita”, afirma.

La ayuda del servicio Creciendo en Familia va más allá del bono alimentario. Ani Yulieth y su hija recibían con frecuentes visitas de trabajadoras sociales, psicólogos y enfermeras de la Subdirección Local, quienes hacían el seguimiento acerca de la alimentación que debía recibir la niña, control de peso y talla y asesoramiento sobre cómo llevar el proceso de aprendizaje teniendo en cuenta su condición.

Así mismo, cada ocho días se reunían con otras familias en el salón comunal de Bolonia donde les realizaban talleres de juegos para los niños y actividades de pintura y decoración encaminadas a fortalecer su desarrollo sicosocial y emocional.

Por su parte, la subdirectora local, Claudia Jimena Pastor, afirma que adicionalmente a los talleres se han hecho actividades de seguimiento a las familias para evitar violencia intrafamiliar, aspecto que se fue incrementando en la pandemia.

Por la situación sanitaria se han suspendido las visitas presenciales de los profesionales y las reuniones grupales, pero el teléfono no ha dejado de repicar para preguntar cómo evoluciona la hija de Ani Yulieth tanto en su crecimiento nutricional como de aprendizaje.

Otro fenómeno es la gran cantidad de madres jóvenes y adolescentes que forman parte del servicio Creciendo en Familia en la Localidad de Usme. De acuerdo con los datos de la Subdirección Local Usme-Sumapaz, hay 79 mujeres entre 14 y 17 años; 61 de 18 años; 70 de 19 años y 88 mujeres de 20 años. Es decir, 298 mujeres jóvenes que se encuentran vinculadas al programa. Una de ellas es Yohana Poveda, habitante del barrio Yomasa, tiene 20 años y un niño de 17 meses. Aún vive con sus padres y es madre soltera. Su papá es el único que tiene oportunidad laboral.

“Este complemento mensual es una ayuda muy grande para nosotros y para mi familia. Yo Desde los tres meses de embarazo llevo recibiendo este apoyo nutricional”, comenta.

Una de las características de este programa es trabajar para que la madre adolescente no considere que sus metas se truncaron con la llegada de un hijo. A esto se agrega que muchas se desescolarizan a temprana edad.

“Esta semana llegó una joven de 17 años. Su primer hijo tiene ocho meses y está otra vez en embarazo. En el colegio llegó hasta séptimo grado”, cuenta Carolina Morantes, coordinadora del programa Creciendo en Familia en la Localidad de Usme. “Lo primero que hacemos es que siga en su educación y trabajamos mucho con las adolescentes desde la parte sicosocial, fortaleciendo su proyecto de vida. Se revisa qué oferta institucional hay para que ella termine su bachillerato o pueda acceder a otras opciones de vida”, concluye. 
 

 
Facebook

Héroes y heroínas que lucha por los derechos de los niños, niñas y adolescentes

 

 
Rodolfo, Greta, Miguel Ángel, Mariana y Malala encarnan los mínimos vitales para estar bien. Cada uno cuenta con un superpoder para llegar a los hogares y mejorar estilos de vida. 

Bogotá, D.C. 20 de octubre 2020. Como parte de la territorialización de los servicios de la Secretaría Distrital de Integración Social nació desde el Centro Amar Engativá la ‘Súper liga de la Justicia’, por la defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Esta propuesta fue iniciativa en el Consejo Operativo Local de Infancia y Adolescencia en Engativá- En articulación con todas las entidades locales, está enfocada para alcanzar los mínimos vitales: ejercito mi cuerpo y mi mente, soy creativo haciendo mis deberes, soy amigable con el medio ambiente y decido como estar bien.

Cada mínimo vital está asociado a un héroe, que con sus súperpoderes logran llegar a las familias invitándolas a alcanzar un buen estado de salud y bienestar.
 
 

Greta cuida el medio ambiente y su superpoder es el de la protección. Ofrece consejos a las familias para reciclar en el hogar, ahorrar energía, cuidar el agua, proteger los árboles y amar la naturaleza.

Rodolfo lidera el mínimo vital ejercito mi mente. Su superpoder es la curiosidad. Invita a explorar, investigar, indagar y a preguntarse porqué ocurren las cosas.

Miguel Ángel, otro de los héroes, invita a hacer los deberes con imaginación y creatividad, pero siempre con la responsabilidad, disciplina y compromiso que se requieren. Mariana es quien fomenta en las personas una mejor manera para ejercitar el cuerpo. Con la fortaleza como lema principal, promueve mantenerse activo, practicar un deporte y estar saludables.

Y finalmente está Malala, que representa el estar bien. Su superpoder es la empatía, buscando siempre tomar buenas decisiones.

“Uno ve como esto de los héroes llega muy bien a las casas. El éxito ha sido inmediato. Los niños y niñas se divierten y aprenden. Todo el grupo siente un gran compromiso por todo lo que logra personificando a estos héroes que cada día trabajan más y más para llegar a todos los hogares”, resalta Oscar Javier Rojas, profesional en artes musicales del Centro Amar y quien encarna a Rodolfo, uno de los superhéroes.

A través de sesiones virtuales con las familias de Centro Amar, la ‘Súper Liga’ ha llegado a los hogares con mensajes que, desde el proyecto de Prevención de la Maternidad y Paternidad Temprana, se generan sobre prevención, utilizando una manera divertida para aprender y educar.

Los niños, niñas y adolescentes ya empezaron a mostrar sus preferencias por algunos héroes. Malala es admirada por los adolescentes, porque les habla de prevención de la maternidad temprana. Por su parte, los más pequeños prefieren a Rodolfo, porque es divertido, fuerte y los entretiene con juegos interesantes.

Yised Constanza Díaz, coordinadora del Centro Amar y líder de la estrategia, destaca que “lo que busca la ‘Súper Liga de la Justicia’ es generar emociones, conmover positivamente a los niños, niñas y sus familias para que se identifiquen con un héroe y el mensaje que este les está ofreciendo. Se fomenta el cuidado del medio ambiente, una sana alimentación, leer más y realizar sus deberes en casa de una manera divertida y responsable”.

Con la Estrategia Territorial Integral Social (ETIS), en compañía de la tropa social en los territorios, estos héroes siguen en la defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes y la oferta de los servicios de la SDIS.
 

 
Facebook

Noticias Recientes

Juventud 16 Mayo 2022

La Casa de Juventud se convirtió en el hogar de una emprendedora de la comunidad Yagua del Amazonas

La Casa de Juventud se convirtió en el hogar de una emprendedora de la comunidad Yagua del Amazonas
Neivy Yosi Samuel Isuiza llegó a Bogotá en plena pandemia y...
Vejez 16 Mayo 2022

Doña Gloria, un ejemplo de superación que renace en el Centro Día Celebra la Vida de Usme

Doña Gloria, un ejemplo de superación que renace en el Centro Día Celebra la Vida de Usme
Tras vivir diferentes situaciones difíciles, doña Gloria St...
LGBTI 16 Mayo 2022

Integración Social, clave en el fortalecimiento de las familias diversas

Integración Social, clave en el fortalecimiento de las familias diversas
Cristal y Ozuna son una pareja que conforman una familia tr...