Secretaría Distrital de Integración Social

A- A A+

En la zona rural de Chapinero se siembra y se cosecha con amor

 

 
● El proyecto Compromiso por una alimentación integral en Bogotá de la localidad de Chapinero, por medio de su servicio de entrega de apoyos alimentarios de canasta rural atiende a 49 familias en la zona del Verjón bajo.

Bogotá, D.C., 4 de septiembre de 2020. La localidad de Chapinero es famosa por múltiples razones en Bogotá: se caracteriza por concentrar en la misma zona a universidades, restaurantes, clínicas, bares, discotecas, entre otras. Pero pocos saben que en este tradicional sector de la ciudad existe una zona rural extensa que abastece de alimentos a muchos habitantes dentro y fuera de la localidad, y a donde la Subdirección Local de Integración Social de Chapinero también llega con sus diferentes servicios y proyectos.

En el Verjón Bajo vive Marleny Moreno, oriunda de Marquetalia, Caldas. Ella está en Bogotá desde los 17 años, y en Chapinero lleva dos décadas. Su rostro adornado por una gran sonrisa irradia ese espíritu trabajador. Esposa dedicada y madre incansable, quien empezó a hacer parte del servicio de apoyo alimentario de canasta rural desde hace más de 6 años, junto a su familia.

Desde que se convirtió en beneficiaria de este servicio ella se ha convertido en una líder destacada, todo esto sin dejar de lado su labor principal que consiste en su trabajo en el campo.
 
 

Marleny y su familia, conformada por su esposo y tres hijos, se dedican a la siembra y comercialización de productos como espinaca, acelgas, rúcula, mixuna, perejil liso y crespo, rábanos, cubios, papa nativa, además de venta de huevos criollos y producción de miel, polen, entre otros. Todos de tipo orgánico.

La forma en la que distribuían sus productos antes de la llegada de la pandemia era por medio de diferentes ferias realizadas en Bogotá a donde eran invitados, lugares entre los que se encontraban la Universidad Nacional, la Universidad del Rosario, la Universidad Jorge Tadeo Lozano, la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico, la Secretaría Distrital de Salud, el Parque Lourdes, La Plaza de Los Rosales, La Alcaldía Local y La Subdirección Local de Chapinero, entre otras.

La dificultad en ese entonces era el transporte, teniendo en cuenta que dentro de la vereda no se cuenta con una ruta permanente y la vía, en algunos tramos, está en muy mal estado.

Con las nuevas dinámicas de la cuarentena, ella se vio obligada a repensar su negocio, ya que finalmente es el único ingreso económico que tienen ella y su núcleo familiar. Su gran dinamismo y el apoyo de algunas personas la impulsó a comercializar sus productos con las personas que ya conocía por medio de WhatsApp, y aunque la señal en su casa no es la mejor, ella encuentra siempre la manera de dar respuesta a sus clientes.

Cindy Olarte, referente del proyecto ‘Compromiso por una alimentación integral en Bogotá’, se refiere a ella como “una mujer con mucho sentido social, colaboradora y noble, líder en su sector, quien trabaja siempre destacando la labor de las mujeres en la ruralidad y procura estar enterada de todos los servicios que ofrece el Distrito para beneficio de la ruralidad en pro de tener una mejor calidad de vida”.

Por su parte, Eloísa Moreno Briones, referente del servicio Creciendo en familia en la ruralidad, ha sido la profesional que ha apoyado a Marleny de manera constante, motivándola a cambiar la forma de comercialización de sus productos y ayudándole a generar nuevos contactos para esas dichas ventas.

Eloísa agrega que “ella ha encontrado cómo vincularse y conectarse con otras personas que le permiten hacer un despacho o tener la comercialización de sus productos un poco más organizada, ha sido un avance en su línea de comercialización y ha sido un proceso muy bonito ver como esa mujer de hace 6 años ha crecido como persona, se ha fortalecido como comerciante y campesina, ella se encuentra orgullosa de sus productos”.

Marleny afirma que en la vereda “la vida es muy tranquila”, y expresa su profundo cariño y agradecimiento con el servicio, pero no solo refiriéndose a la canasta como tal, sino al apoyo que ha recibido por parte de las profesionales, ella asegura que “ellas siempre están pendientes, dan consejos, nos preguntan cómo estamos y nos ayudan”. También extiende su agradecimiento a las docentes que van hasta la vereda a enseñarles a los niños y niñas, ya que como ella misma lo dice “aquí no hay un jardín ni nada, esas cosas son muy buenas”.

La Secretaría de Integración Social ofrece servicios integrales a sus participantes, que busca una Bogotá más sostenible, incluyente, con más oportunidades, pero sobretodo servicios que ofrezcan una calidad humana. En la zona del Verjón Bajo beneficia actualmente a 49 familias, entre ellas la de Marleny.

Marleny se despide con un mensaje contundente: “los invito para que vengan a conocer la vereda el Verjón Bajo, esto es Chapinero rural. Vengan y conocen nuestros productos, aquí todo es sembrado con mucho amor y cariño. Por favor apoyen el campo, este es un sitio muy bonito”. 
 

 
Facebook

“Mis hijos superaron la desnutrición gracias a un comedor comunitario de Integración Social”

 

 
• Niños de una familia de recicladores en Bogotá superaron niveles crónicos de desnutrición tras alimentarse en comedor comunitario. 

• En Bogotá operan 125 comedores comunitarios de la Secretaría Distrital de Integración Social. Cada día se entregan, aproximadamente, 35.670 raciones de comida a las personas que acceden a este servicio.

• Cerca de 800.000 personas al mes reciben apoyo de comedores comunitarios en Bogotá.

Bogotá, septiembre 3 de 2020. Desde hace más de ocho meses, la rutina para la familia Cruz Calderón ha sido la misma: levantarse cada mañana, alistarse para salir y caminar hacia el comedor comunitario de su barrio, en el sector Caracolí de la localidad Ciudad Bolívar. Luego de almorzar “como Dios manda”, según comentan, continúan su quehacer diario con la mejor energía.

Así garantizan una sana alimentación para sus dos hijos, de 9 y 12 años, quienes lograron superar niveles crónicos de desnutrición con el apoyo de este servicio que brinda la Secretaría Distrital de Integración Social (SDIS) .
 
 
 

“Cuando llegamos por primera vez al comedor, el área de crecimiento y desarrollo hizo una valoración. Nos dijeron que nos iban a colaborar porque los niños tenían desnutrición crónica. Desde ese momento, mis hijos empezaron a subir de peso y, a nivel general, nuestra calidad de vida empezó a mejorar”, aseguró Luz Aida Calderón, recicladora, o recuperadora ambiental como ahora se les conoce a quienes tiene este oficio, y beneficiaria del comedor comunitario Caracolí.

De acuerdo con Boris Flomin De León, director de Nutrición y Abastecimiento de la SDIS, en Bogotá operan 125 comedores comunitarios. Cada día se entregan, aproximadamente, 35.670 raciones de comida a las personas beneficiarias de este servicio. Al mes, esta cifra representa alrededor de 800.000 beneficiarios en la capital.

En el marco de la nueva normalidad, se implementaron nuevas modalidades para los comedores comunitarios. Como primera medida, la asistencia a cada comedor incluye nuevos protocolos de bioseguridad y distanciamiento social, recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud en Colombia.

La SDIS entrega a las familias de cada comedor recipientes herméticos donde pueden empacar sus alimentos para llevarlos a casa. Para el caso de personas que no pueden recoger sus alimentos directamente en el comedor (personas con algún tipo de discapacidad, población mayor de 70 años o menores de 4 años con alguna dificultad para movilizarse), hay un suministro de alimentos hasta su lugar de domicilio para que puedan recibir sus raciones de comida caliente.

“Una de las apuestas que hemos querido movilizar es la vigilancia nutricional. Además de recibir comida caliente,a las personas se les hace seguimiento sobre su condición de salud, ligado a su estado nutricional. Dos veces al año hay un monitoreo de supeso, talla y, en general, su estado de salud. Esto permite revisar si hay un impacto o no, de los servicios que prestan los comedores frente a dichas condiciones de salud”, precisó Flomin.

Jhon Cruz, también reciclador y beneficiario del comedor comunitario Caracolí, asegura que este espacio ha sido fundamental para su familia: “Fui habitante de calle durante cinco años y alguna vez estuve en los hogares de paso de Integración Social. Hice un proceso voluntario que me permitió regresar con mi familia. Después nos hablaron de los comedores y, todo empezó a mejorar. Mis hijos superaron niveles crónicos de desnutrición gracias a un comedor comunitario de Integración Social”.

¿Cómo acceder a un comedor comunitario?

El primer paso es buscar un comedor cerca del lugar de residencia. En las localidades están las subdirecciones locales de la Secretaria de Integración Social. Las personas pueden dirigirse allí y recibir información sobre los requisitos, documentos y posibilidades para poder ingresar a los comedores.

Las familias deben presentar los documentos de identidad de cada uno de los miembros del hogar, además de su puntaje Sisbén, la dirección de residencia y un recibo de servicios públicos. Si hay miembros de la familia con alguna condición de discapacidad, es necesario presentar la certificación de estado de discapacidad.

La SDIS revisa la información y focaliza a las personas que necesitan este apoyo para asignarles un cupo. “El comedor es un garante de los derechos en cuanto a nutrición de los niños, niñas y personas en estado de vulnerabilidad de Bogotá. Normalmente no se tienen en cuenta las edades, sino la vulnerabilidad familiar”, aseguró José Domingo Bohórquez, psicólogo y profesional social encargado del comedor Caracolí.

Estos comedores abren sus puertas de lunes a sábado, en horarios de 10:00 de la mañana a 2:00 de la tarde. Los domingos y festivos no hay servicio.

Alimento para el cuerpo, la mente y el alma

Los comedores comunitarios son espacios que propician escenarios de crecimiento colectivo y hay un componente fundamental de inclusión social, asociado a la alimentación.

“Cada grupo poblacional tiene unas dinámicas alrededor del consumo de alimentos. De una u otra manera, los comedores se convierten en un dispositivo movilizador que les permite a las personas tener nuevas oportunidades a nivel social y personal. La seguridad alimentaria es el primer peldaño para generar esa movilidad social”, precisó Flomin De León.

Estos espacios van más allá de su propósito enfocado en la alimentación saludable. Las personas que acceden a estos comedores reciben capacitaciones sobre procesos ambientales, prácticas sostenibles como agricultura urbana, asuntos de emprendimiento e, incluso, manejo de situaciones en el hogar y a nivel social en general. Algunos tienen convenios con fundaciones y las personas se pueden inscribir a cursos de panadería, cocina, entre otros. 
 

 
Facebook

Los comedores comunitarios son una apuesta de inclusión social

 

 
La Localidad de Kennedy cuenta con 11 comedores comunitarios con un cobertura de 3.210 participantes. Su reapertura se da en medio de estrictas medidas de bioseguridad.
 
Bogotá, D.C., 29 de julio de 2020. Los comedores comunitarios son un servicio social de la Secretaría Distrital de Integración Social (SDIS) dirigido especialmente a niñas y niños entre los 3 y 17 años, mujeres gestantes y lactantes y adultos mayores. La prioridad son personas con discapacidad y ciudadanos en general en situación de inseguridad alimentaria.

Se les brinda alimentación y un acompañamiento desde el componente social para fortalecer capacidades en las personas y familias a través de procesos de inclusión social para una mejor la calidad de vida.

Comprometida con las personas más vulnerables que se encuentran dentro del servicio social de ‘Bogotá Te Nutre’, la SDIS ha dispuesto en esta situación de cuarentena por el Covid-19 un protocolo estricto para la entrega de alimentos en los comedores comunitarios.
 

Liliana de la Hoz, proveniente del estado de Zulia (Venezuela) y con raíces colombianas, es madre cabeza de hogar de tres hijos. Llegó a la ciudad hace más de cuatro años, sin redes de apoyo y sin conocer a nadie. Emprendió una nueva vida afrontando situaciones como dormir en un parque y estar sin trabajo por la falta de documentación

Su recorrido la llevó a vivir en la Localidad de Kennedy. Allí escuchó sobre los servicios de la SDIS, en donde según ella, encontró calidez, una voz de aliento y gente con un gran compromiso de servicio que le brindaron apoyo a través del Comedor Comunitario Bellavista.

Gracias a este beneficio pudo encontrar trabajo, dejar algunas preocupaciones y mejorar así la calidad de vida de su familia.

Hoy, en compañía de sus hijos, se siente feliz por la reapertura del Comedor Comunitario Bellavista, entendiendo que deben continuar con todos los protocolos de bioseguridad, distanciamiento y demás acciones para minimizar la propagación de la pandemia del Covid-19.
 

“Para mí es muy emocionante volver, ya que este es mi segundo hogar, no solo por el apoyo alimentario, sino porque mis hijos han logrado recuperar su estado de nutrición acordes con su edad y salud. Asimismo, hemos aprendido muchas cosas y nos impulsan a una inclusión social desde los profesionales del servicio”, destaca Liliana.

Felipe Ramírez, referente del proyecto ‘Bogotá Te Nutre’, destaca que “en la localidad estamos muy contentos, pues es gratificante que en medio de la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19 se realice la reapertura de los comedores Bellavista, Saucedal y Timiza. La idea es garantizar la seguridad alimentaria de las familias más vulnerables. Lo más enriquecedor para nosotros es ver la sonrisa en los participantes en estos tiempos de aislamiento preventivo obligatorio”.

En los comedores comunitarios, desde su componente de inclusión social, se realizan actividades y acompañamiento profesional a las familias basado principalmente en el desarrollo de capacidades para una vinculación educativa, laboral y cultural. Además de la referenciación a entidades públicas y privadas en la activación de rutas de atención. También se desarrollan acciones de vigilancia nutricional y se promueven estilos de vida saludables en dos vías: hábitos nutricionales adecuados y actividad física.

Atendiendo los protocolos de bioseguridad y distanciamiento social, el servicio de comedores comunitarios se ofrece en las siguientes modalidades:

• Presencial: consumo de los alimentos en el comedor, cumpliendo con las normas sanitarias de prevención para evitar el contagio por el Covid-19.

• Para llevar: los participantes o un representante del grupo familiar deberá recoger los alimentos en el comedor en recipientes herméticos.

• Entrega en casa: a los grupos de riesgo mayores de 70 años y demás grupos que no puedan presentarse en el comedor se les llevarán las raciones a su domicilio, evitando exponer a este tipo de población a un contagio por Covid-19.
 

 
 
Facebook

En Suba, Integración Social hace seguimientos nutricionales en casa

 

 
Cada mes, en sus ciclos vitales entrega 12.030 apoyos alimentarios. 

Bogotá, D.C., 31 de julio de 2020. Un gran reto de los nutricionistas de la Secretaría Distrital de Integración Social (SDIS) es continuar con el seguimiento virtual a los beneficiarios que reciben servicios de alimentación en las diferentes modalidades, como entrega de paquetes y canastas, bonos canjeables o alimentos calientes a través de los comedores comunitarios.

Durante la actual cuarentena, el equipo de nutricionistas de la localidad, cumpliendo con los actuales protocolos de seguridad, ha tomado peso y talla de manera excepcional únicamente a los menores de edad con reporte de desnutrición aguda.

Por el estricto seguimiento nutricional y tamizajes de talla y peso (datos antropométricos) a los beneficiarios de los diferentes servicios en sus respectivas modalidades,la Localidad de Suba cuenta con 14 profesionales en nutrición, que por la cuarentena en casa hacen seguimiento de manera virtual y telefónico a las personas vinculadas a los servicios.
 
 

Adriana Venegas, nutricionista del proyecto' Compromiso por una alimentación integral en Bogotá’, destaca que “desde el componente de vigilancia y nutrición, durante la actual emergencia sanitaria, hemos realizado seguimiento telefónico a los casos reportados por malnutrición y, en articulación con la Subred Norte, se han identificado ciudadanos que cumplen requisitos, a los cuales se les hace el ingreso para recibir apoyo alimentario por parte de la Secretaría Distrital de Integración Social”.

De la misma manera, se apoya con entrega de alimentos en la puerta de la casa a beneficiarios activos en mayor riesgo por enfermedades crónicas, como pulmonar o renal, personas con diagnóstico de cáncer, obesidad, afecciones cardiacas graves, diabetes o personas mayores de 70 años.

Jazmín Parra, beneficiaria de la canasta rural de la vereda Chorrillos y quien también en el pasado recibió el apoyo del servicio ‘Creciendo en Familia’ dice que “reconozco el trabajo de las nutricionistas, quienes hacen la toma de talla y peso de todos los integrantes de la canasta rural, nos guían y entregan información sobre los buenos hábitos de alimentación en casa para el bienestar de nuestras familias”.
 

‘Creciendo en Familia’ ha venido atendiendo a las familias a través de llamadas telefónicas que realizan los profesionales de la salud, psicología, nutrición, pedagogía y comunitarios. Hacen el seguimiento para ver las características y necesidades específicas de las familias durante esta cuarentena en casa.

Elsa Mocada, nutricionista de ‘Creciendo en Familia’, que atiende a madres gestantes, niños y niñas menores de dos años, indica que “a través del servicio se promueve que la base de la vida se forme en los 1.000 primeros días con la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y mínimo hasta los dos años, con alimentación saludable. Además, las familias gestantes y lactantes reciben orientación individual y grupal frente a temas de crianza, cuidado, desarrollo infantil en el hogar y cada mes un bono canjeable por alimentos”.

Con la premisa “los cuidamos y nos cuidamos”, la SDIS sigue tomando las medidas necesarias para preservar la vida y la salud de las familias más vulnerables de la localidad de Suba. A través del Plan de Desarrollo ‘Un nuevo contrato social y ambiental para la Bogotá del Siglo XXI’ se avanza hacia la igualdad de oportunidades, recuperando la pérdida económica y social derivada de la emergencia por el Covid-19, capitalizando los aprendizajes y los canales para atender y mitigar los efectos de la pandemia en construcción con la ciudadanía.
 

 
 
Facebook

Comedores comunitarios retoman operación con más alternativas de entrega de alimentos

 

 
• La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y la Secretaria de Integración Social, Xinia Navarro, almorzaron en un comedor de la localidad de Tunjuelito durante la reapertura. 
 
• La operación con nuevas modalidades se inauguró en 36 comedores y paulatinamente se irán reabriendo los 125 con los que cuenta la ciudad.

• Este servicio de la Secretaría de Integración Social beneficia a 32.870 personas.

Bogotá, 24 de julio. Con un almuerzo entre la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y la Secretaria de Integración Social, Xinia Navarro, en un comedor de la localidad de Tunjuelito, se reabrieron 36 comedores comunitarios de la ciudad, que ahora además del servicio presencial –con medidas de bioseguridad – prestarán otras dos modalidades de atención a los usuarios.

Una es la opción de servicio puerta a puerta, que se prestará para los usuarios con dificultades de desplazamiento o población de más alto riesgo frene al covid-19. La otra es la modalidad que permite a los usuarios recoger la comida para llevar a casa. Para ambas opciones, se cuenta con recipientes adecuados para garantizar la seguridad alimentaria de los usuarios.
 
 
 
“Los comedores han transformado su servicio presencial con entregas a domicilio para personas mayores que no pueden salir o la posibilidad de que las personas recojan el alimento en el comedor y lleven en recipientes para sus casas. Eso abre la posibilidad para que los usuarios reciban sus alimentos sin violar las normas de bioseguridad de prevención frente al covid”, indicó la Secretaria Distrital de Integración, Xinia Navarro.

Estas posibilidades se ofrecerán en los 125 comedores comunitarios que tiene la ciudad dispuestos en 18 localidades, y en los que reciben alimentación actualmente 32.870 personas. Allí, además, se abrirá de nuevo la posibilidad de servicio presencial cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad para reducir el riesgo de contagio del virus.
 

Esas medidas incluyen un tapete de desinfección a la entrada, la toma de temperatura con termómetros digitales tanto a participantes como a servidores, turnos para la entrega de los alimentos y desinfección en el momento del ingreso. Además, todos los miembros del equipo de atención del servicio tendrán dotación de protección completa.

Durante la pandemia, los comedores comunitarios habían estado garantizando la alimentación de sus beneficiarios mediante la entrega de alimentos crudos para preparar en casa, supliendo el 40% del aporte nutricional diario sugerido.

Los comedores comunitarios prestan su servicio a personas mayores de 4 años de edad en inseguridad alimentaria severa o moderada que habiten en Bogotá. Tienen cupo para 35.640 beneficiarios y en ellos trabajan 735 personas entre profesionales de nutrición, cocineros, operarios y coordinadores, quienes durante la pandemia continuaron ofreciendo y apoyando la entrega de alimentos a los usuarios.
  

 
 
Facebook

Noticias Recientes

Infancia y Adolescencia 20 Enero 2022

Fontibón inicia búsqueda activa de 748 niños y niñas de 0 a 5 años para sus jardines infantiles

Fontibón inicia búsqueda activa de 748 niños y niñas de 0 a 5 años para sus jardines infantiles
Fontibón dispone de 5 servicios con horarios flexibles y no...
Adultez 20 Enero 2022

Vivencias de la Tropa Social que recorre sectores como María Paz, El Amparo y Puerta 6 en Bogotá

Vivencias de la Tropa Social que recorre sectores como María Paz, El Amparo y Puerta 6 en Bogotá
Los recorridos en terreno y las jornadas para entregar comi...
Otras noticias 19 Enero 2022

Integración Social abre 24 mil cupos para jardines infantiles

Integración Social abre 24 mil cupos para jardines infantiles
● Se cuenta con 344 jardines infantiles, de los cuales 225...